La aceptación de la herencia a beneficio de inventario

La aceptación de la herencia a beneficio de inventario excluye la obligación del heredero de responder con su patrimonio de las deudas hereditarias.

Ante los problemas fiscales que ocasiona la aceptación de la herencia, es importante conocer la posibilidad de la aceptación de la herencia a beneficio de inventario 

¿Qué repercusión pueda tener la crisis económica actual en una figura como la herencia?

En un principio podría parecer que nada, pero en estos tiempos que corren, se dan innumerables casos en los que los herederos, tras el fallecimiento del causante, automáticamente y sin reparar en que este tenía deudas, proceden a la aceptación de su herencia, desconociendo la responsabilidad que asumen con tal acto, que no es otro que responder ellos mismos (los herederos) con su patrimonio personal de las cargas y obligaciones que tuviese el fallecido.

EJEMPLO:

María José Arcas Sariot Abogada

María José Arcas Sariot Abogada

a) El fallecido tenía un préstamo con el Banco sin terminar de pagar, una deuda reclamada judicialmente y un saldo negativo de una tarjeta de crédito.

b) Como activo, el fallecido tenia una finca rústica.

c) Si los herederos, se adjudican la herencia “pura o simplemente“, es decir que no hacen uso de la posibilidad de “aceptación a beneficio de inventario“,  se adjudicarán como activo la “finca rústica” del fallecido pero TAMBIEN SUS DEUDAS  que aquel tenía, respondiendo con su patrimonio propio del pago de las mismas.

No puede olvidarse que la herencia de una persona comprende todos los bienes y derechos pero también las deudas, cargas y obligaciones que no se extingan por su muerte (artículo 659 del Código Civil). De ahí que no se pueda aceptar de un lado los bienes del difunto (activo) y no sus deudas (pasivo), ya que cuando se aceptan los primeros se está aceptando también las deudas. Derechos y obligaciones van en el mismo paquete.

Ante esta disyuntiva, de aceptar o renunciar a la herencia, cabe una posibilidad intermedia. De ahí la importancia de la institución la aceptación de herencia a beneficio de inventario”.

¿Y qué significa que el heredero acepte la herencia a beneficio de inventario?

La adjudicación de herencia a beneficio de inventario supone que el patrimonio personal del heredero se extrae del ámbito de responsabilidad por deudas hereditarias, y así, el artículo 1023 del Código Civil dispone que el beneficio de inventario produce en favor del heredero el efecto de “no quedar obligado a pagar las deudas y demás cargas de la herencia sino hasta donde alcancen los bienes de la misma“. En consecuencia, el heredero sólo vendrá obligado a satisfacer a los acreedores con el patrimonio del causante, no confundiéndose, en perjuicio del heredero, sus bienes propios y particulares con los que pertenezcan a la herencia.La aceptación de la herencia a beneficio de inventario

El resultado por tanto, de aceptar la herencia a beneficio o no de inventario, es IMPORTANTE, puesto que de hacerlo de la primera forma (“a beneficio de inventario”), el heredero lo que está expresando, es que se realice previamente un inventario de los bienes del difunto, pero también de sus deudas, para pagar estas últimas con lo que hay en la herencia, y si sobra algo repartirse los derechos y bienes remanentes, y todo ello, sin poner en peligro su patrimonio particular para hacer frente a las deudas del causante.

Como hacer la aceptación de la herencia a beneficio de inventario

La manifestación de aceptar la herencia a beneficio de inventario deberá hacerla el heredero ante Notario o tambien puede hacerla mediante un escrito ante el Juez que sea competente.

Esta manifestación ha de venir precedida o seguida de la confección de un inventario que deberá efectuar el heredero, donde deberá hacer constar de manera fiel y exacta la relación de bienes (que conformarían el activo de la herencia) y de las obligaciones, cargas y deudas de la misma con especificación de los acreedores (pasivo de la herencia).

Los PLAZOS para hacer dicha manifestación son perentorios, así que es importante hacerlo dentro del tiempo que la ley dispone al efecto, que se establece en los artículos  1014 y 1015 del Código Civil, distinguiendo los citados preceptos si el heredero en cuestión, tiene o no en su poder los bienes de la herencia o parte de ellos.

A) En caso afirmativo el plazo es de treinta días  contados desde que supiere su condición de heredero.
B) En caso negativo también el plazo es de treinta días naturales, pero se cuenta desde que venza el plazo que se le hubiere fijado conforme al artículo 1005 para aceptar o renunciar, o desde que haya aceptado o gestionado como heredero.

RECOMENDACIÓN:

Tanto por la escasez del tiempo concedido en estos plazos como por las formalidades que han de cumplimentarse en el inventario que ha de presentar el heredero ante el Notario o Juez, es muy recomendable se consulte a un Abogado con la mayor rapidez posible, aunque a veces anímicamente suponga un gran esfuerzo, ya que de no hacerlo dentro de los plazos legales o por no confeccionar correctamente el inventario, nos encontraríamos ante la pérdida de la opción de aceptar la herencia a beneficio de inventario (transcurrido el plazo) o ante la falta de validez y eficacia de dicha declaración (no reunir los requisitos legales, por ejemplo en la redacción del inventario), derivándose tanto en un caso como en otro, las nefastas consecuencias que hemos comentado.

Si estas interesado en leer más artículos sobre herencias y sucesiones, PINCHA AQUI.

© mundojuridico.info - La aceptación de la herencia a beneficio de inventario

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.