Actuación en contra de los actos propios

Actuación en contra de los actos propios

La actuación en contra de los actos propios es un principio que prohíbe cambiar el comportamiento  para limitar los derechos de otra persona.

Principio del derecho sobre la prohibición de la actuación en contra de los actos propios.

Este principio general de prohibir la actuación en contra de los propios actos engloba la «doctrina de los actos propios».

La actuación en contra de los actos propios impide que una persona pueda ir en un momento determinado en contra del comportamiento que ha venido mostrando exteriormente para limitar los derechos de otra, que había actuado de esa manera en la confianza de aquella.

EJEMPLO:

«Una Comunidad de propietarios ejercita una acción contra uno de los vecinos para que demuela las obras que ha llevado de cerramiento de una terraza descubierta.

El vecino demandado, alega entre otras cuestiones que la Comunidad ha permitido a otros vecinos cerar sus terrazas, por lo que considera que en su caso existe un agravio comparativo o discriminación al haber actuado la Comunidad en contra de sus propios actos al dar a entender con la postura que ha tenido en este asunto del cierre de terrazas que estaban permitidas dichas obras.»

En este ejemplo, vemos como el vecino que cerró la terraza alega que la actuación de la Comunidad al permitir anteriores obras idénticas a la suya, lo llevó a creer que estaban permitidas, por lo que la actuación ahora de la Comunidad de demandarlo va en contra de sus propios actos anteriores, principio que vulnera la buena fe.

Este principio general del derecho (entre otros el abuso del derecho, la mala fe, etc.) de prohibir o sancionar la actuación en contra de los actos propios encuentra su fundamento último en la protección que objetivamente requiere la confianza depositada en el comportamiento ajeno.

Supone una violación de la buena fe, e impone un deber de coherencia en el comportamiento.

Este principio del derecho que prohíbe la actuación en contra de los actos propios encuentra apoyo legal en el artículo 7.1 del Código Civil:

«Los derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe

Requisitos para aplicar la doctrina de prohibición de ir en contra de los actos propios 

Nuestros Tribunales han recurrido a este principio en muchísimas ocasiones. Como resumen, se deben citar los requisitos que se han venido exigiendo para que pueda aplicarse este principio general, que son:

1.- Que una persona haya observado, dentro de una determinada situación jurídica, una cierta conducta jurídicamente relevante y eficaz.

2.- Que posteriormente esta misma persona intente ejercitar un derecho subjetivo o una facultad, dando lugar a una situación litigiosa y formulando dentro de ella una determinada pretensión.

3.- Que entre la conducta anterior y la pretensión posterior exista una incompatibilidad o contradicción, según el sentido que de buena fe hubiera de atribuirse a la conducta anterior.

4.- Que entre la conducta anterior y pretensión posterior, exista identidad de sujetos.

Significa, en definitiva, que quien crea en una persona una confianza en una determinada situación aparente y la induce por ello a obrar en un determinado sentido, sobre la base en la que ha confiado, no puede además pretender que aquella situación era ficticia y que lo que debe prevalecer es la situación real.

Jurisprudencia sobre la doctrina de los actos propios

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 9.03.2012:

» La doctrina de los actos propios tiene su fundamento en la protección de la confianza y en el principio de la buena fe, que impone un deber de coherencia y limita la libertad de actuación cuando se han creado expectativas razonables. Los presupuestos esenciales fijados por esta teoría aluden a que los actos propios sean inequívocos, en el sentido de crear, definir, fijar, modificar, extinguir o esclarecer, sin ninguna duda, una determinada situación jurídica afectante a su autor, y, además, exista una incompatibilidad entre la conducta anterior y la pretensión actual, según la manera que, de buena fe, hubiera de atribuirse a aquélla «.

Se falta a la buena fe cuando se va contra el resultado de los actos propios, se realiza un acto equívoco para beneficiarse intencionadamente de su dudosa significación o se crea una apariencia jurídica para contradecirla después, en perjuicio de quien puso su confianza en ella.

La inadmisibilidad de actuación en contra de los actos propios supone un límite del derecho subjetivo, como consecuencia de la buena fe y de la exigencia de la observancia de una coherencia en el ámbito del tráfico jurídico.

La doctrina jurisprudencial que se ha ido creando alrededor de esa prohibición de actuar en contra de los propios actos, incide en que una persona actúa contra la buena fe cuando ejercita un derecho en contradicción contra su anterior conducta en la que hizo confiar a otro. El que actúa de una manera durante el tiempo, no puede cambiar y acogerse después al derecho que tenía reconocido. La persona es rea de sus actos.

El principio de respeto a los actos propios no es aplicable cuando los actos tomados en consideración tienen carácter ambiguo o inconcreto, o carecen de la trascendencia que se pretende para producir el cambio jurídico.

Comentarios

  1. Duilio Franco Costilla Cruzado

    El ejemplo no vendría a lo que se esta viendo, ya que eso de modificaciones de los bienes inmuebles, tienen un procedimiento administrativo, que tendría que ver con su municipalidad a donde pertenece.

  2. Monica

    Buenas tardes;

    Me gustaría preguntar si puedo impugnar haber pagado los gastos de un proyecto en el que en acta se me excluyo del pago y que acabe pagando por error.

    Un cordial saludo.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Info

Mundo Jurídico Info S.L.P, es el responsable del tratamiento de los datos personales del Usuario, por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

  • Fin del tratamiento: mantener una relación de envío de comunicaciones y noticias sobre nuestros servicios y productos a los usuarios que decidan suscribirse a nuestro boletín. Igualmente utilizaremos sus datos de contacto para enviarle información sobre productos o servicios que puedan ser de interés para el usuario y siempre relacionada con la actividad principal de la web, pudiendo en cualquier momento a oponerse a este tratamiento. En caso de no querer recibirlas, mándenos un email a: info@mundojuridico.info indicándonos en el asunto “No Publi”.
  • Legitimación: está basada en el consentimiento que se le solicita a través de la correspondiente casilla de aceptación.
  • Criterios de conservación de los datos: se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesario para tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos.
  • Destinatarios: no se cederán a ningún tercero.
  • Derechos que asisten al Usuario:
    1. Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho a oponerse y a la portabilidad de los datos personales. Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al su tratamiento.
    2. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control si no ha obtenido satisfacción en el ejercicio de sus derechos, en este caso, ante la Agencia Española de protección de datos

Puede ejercer estos derechos mediante el envío de un correo electrónico o de correo postal, ambos con la fotocopia del DNI del titular, incorporada o anexada:

Si desea ampliar información sobre la política de privacidad de nuestra empresa, puede hacerlo en el siguiente enlace: https://www.mundojuridico.info/politica-de-privacidad/

Destacados