Acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo

Acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo

La Audiencia Provincial de Granada declara nulo el acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo de una hipoteca firmado con el Banco.

La sentencia declara nulo el acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo que figuraba en una hipoteca al considerar que la novación es nula si la obligación primitiva es nula de pleno derecho.

Este acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo ha sido muy utilizado por los Bancos para intentar remediar la inmensa cantidad de condenas por cláusulas suelo.

Veamos mediante un EJEMPLO en qué consiste este acuerdo privado novatorio que se declara nulo.

EJEMPLO:

Una familia firma una hipoteca para la compra de la vivienda familiar, son por tanto consumidores.

En la hipoteca figuraba una cláusula de limitación del tipo de interés aplicable, la conocida «cláusula suelo« que establecía que aunque el euribor y el diferencial estuviesen por debajo del 3,5%, el Banco siempre iba a cobrarle un interés del 3,5%.

Por tanto se estableció en la hipoteca una cláusula suelo del 3,5%.

Ante la avalancha de sentencias que empiezan a dictarse en contra de los Bancos por nulidad de la cláusula suelo, el Banco firma con los clientes un documento privado donde rebaja la cláusula suelo del 3,5% al 2,75%. Este documento se denomina técnicamente «documento novatorio«.

Con el tiempo los clientes quieren reclamar la devolución de las cantidades pagadas de más por la aplicación de la cláusula suelo.

El Banco rechaza la petición argumentando que se firmó voluntariamente un documento novatorio donde se redujo el tipo de interés y además dicho documento fue totalmente explicado a los clientes , que con conocimiento del mismo, prestaron su consentimiento.

 

Nulidad del acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Granada, declara nulo el acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo.Acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo

Veamos sus más importantes fundamentos:

1.-  No podemos establecer que la novación fuese el resultado de una defectuosa e incompresible incorporación, ni que fuera impuesta y aceptada con déficit de información, hasta poner en peligro el control relativo a la transparencia de la cláusula como resultado de una información suficiente y asumida en el curso de la negociación.

No se trata, por tanto, de una cláusula sorpresiva, incorporada entre una abrumadora cantidad de datos entre las que queda enmascarada y que diluyen la atención del consumidor. La cláusula suelo, novada, expone de manera transparente y en un contexto no sorprendente, el funcionamiento concreto de la estipulación, resultando clara su incidencia en el desarrollo del contrato, permitiendo al consumidor conocer el contenido de su incidencia.

Por tanto, no puede establecerse que adolezca de falta de transparencia.

 

2.- Deben reputarse nulas las novaciones posteriores del tipo mínimo de interés, sin ningún otro cambio sustancial en el variable aplicado, ni en las restantes condiciones del préstamo, plazo, importe, etc., que permita establecer que la modificación de la obligación de pagar un mínimo de interés está vinculada a la alteración de las restantes condiciones del préstamo al tiempo de su novación, no por razón de existir antes esa obligación inicial, que luego se comprueba  que  carece de validez siendo inexistente, y ello al ser nula de pleno derecho la obligación inicial de pagar un tipo mínimo. Por otra parte, debemos destacar que tampoco se dirigía, la modificación examinada, a dejar a salvo la inicial, sobre fijación de  tipo mínimo de interés, ante el ejercicio de acciones por falta de transparencia,  reconociendo el consumidor su conocimiento e información previa”.

 

3.- El artículo 83 de la Ley General Defensa Consumidores y Usuarios (LGDCU) prevé:

«Las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas. A estos efectos, el Juez, previa audiencia de las partes, declarará la nulidad de las cláusulas abusivas incluidas en el contrato, el cual, no obstante, seguirá siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, siempre que pueda subsistir sin dichas cláusulas.»

A su vez el artículo 8 de la LGDCU, dispone:

» Serán nulas de pleno derecho las condiciones generales que contradigan en perjuicio del adherente lo dispuesto en esta Ley o en cualquier otra norma imperativa o prohibitiva, salvo que en ellas se establezca un efecto distinto para el caso de contravención.»

Por tanto, estando, respecto de la obligación de pagar un tipo mínimo de interés del 3,5% (cláusula suelo de la hipoteca), por virtud de lo pactado en la escritura de préstamo, ante una obligación nula de pleno derecho, ningún efecto produce, sin ser susceptible de convalidación.

Partiendo de que la ineficacia del contrato de origen que es presupuesto acarrea la nulidad del contrato dependiente que es la consecuencia suya, consideramos que la modificación del mínimo del tipo de interés (cláusula suelo), acordada en documento novatorio firmado en 2011, respecto del  radicalmente nulo convenido en septiembre de 2007, es un pacto condicionado y derivado de la propia cláusula suelo que subsistía entonces en el préstamo.

 

4.- La consecuencia anterior de nulidad se corroborá por la previsión del artículo 1208 Código Civil, que establece que la novación es nula si la obligación primitiva es nula de pleno derecho, es decir inexistente. La novación no puede operar, en frase jurídicamente aceptada, en vacío, al carecer del imprescindible sustento que dicha figura exige, representado por la obligación primitiva que se pretende novar.

Por todo ello se concluye declarando la nulidad del acuerdo novatorio para reducir la cláusula suelo.

 

OBSERVACION:

En el mismo sentido de esta sentencia de la Audiencia de Granda se ha manifestado también la Audiencia Provincial de Zaragoza (leer más….) 

 

Comentarios

  1. sergio

    Hola, buenos días. Te hipoteca de subrogación con la entidad Ibercaja, firmando un contrato de novación posteriormente. Dudo si reclamar por el temor a perder con condena a costas.
    Mi pregunta es: perder implica necesariamente ser condenado en costas o necesita de ser una demanda temeraria o con mala fe?.
    saludos

    • Francisco Sevilla Cáceres

      Hola Sergio:
      1.- Aunque la imposición de las costas le corresponde decidirlo al Juez, lo normal es que se le impongan a la parte que pierda el pleito.
      2.- Se cede plantear solicitar justicia gratuita, ya que en caso de que perdiera el pleito no las pagaría.
      Saludos

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Info

Mundo Jurídico Info S.L.P, es el responsable del tratamiento de los datos personales del Usuario, por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

  • Fin del tratamiento: mantener una relación de envío de comunicaciones y noticias sobre nuestros servicios y productos a los usuarios que decidan suscribirse a nuestro boletín. Igualmente utilizaremos sus datos de contacto para enviarle información sobre productos o servicios que puedan ser de interés para el usuario y siempre relacionada con la actividad principal de la web, pudiendo en cualquier momento a oponerse a este tratamiento. En caso de no querer recibirlas, mándenos un email a: info@mundojuridico.info indicándonos en el asunto “No Publi”.
  • Legitimación: está basada en el consentimiento que se le solicita a través de la correspondiente casilla de aceptación.
  • Criterios de conservación de los datos: se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesario para tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos.
  • Destinatarios: no se cederán a ningún tercero.
  • Derechos que asisten al Usuario:
    1. Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho a oponerse y a la portabilidad de los datos personales. Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al su tratamiento.
    2. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control si no ha obtenido satisfacción en el ejercicio de sus derechos, en este caso, ante la Agencia Española de protección de datos

Puede ejercer estos derechos mediante el envío de un correo electrónico o de correo postal, ambos con la fotocopia del DNI del titular, incorporada o anexada:

Si desea ampliar información sobre la política de privacidad de nuestra empresa, puede hacerlo en el siguiente enlace: https://www.mundojuridico.info/politica-de-privacidad/

Destacados