Carácter ganancial o no del contrato de arrendamiento de vivienda

El tema del carácter ganancial o no del contrato de arrendamiento de vivienda concertado por uno solo de los cónyuges está resuelto por el Tribunal Supremo.

Sobre el carácter ganancial o no del contrato de arrendamiento concertado por uno solo de los cónyuges ya se ha pronunciado en varias ocasiones el Tribunal Supremo.

En sentencias dictadas por el Alto Tribunal en fechas 3 de abril de 2009 y 26 de octubre de 2015 se ha negado el carácter ganancial al contrato de arrendamiento concertado por uno solo de los cónyuges.

Cuando vigente un matrimonio se concierta un contrato de arrendamiento de vivienda, que constituye el hogar familiar, por uno solo de los cónyuges, es cierto que se ha discutido si el arrendamiento podría tener la condición de ganancial y en tal caso considerarse arrendatarios a ambos cónyuges.se niega carácter ganancial contrato arrendamiento viviendaCarácter ganancial o no del contrato de arrendamiento de vivienda

La cuestión se ha planteado especialmente cuando el cónyuge arrendatario abandona la vivienda por propia decisión o por resolución dictada en proceso matrimonial y el arrendador pretende resolver el contrato por mediar una cesión inconsentida (si el cónyuge que permanece en la vivienda fuera un coarrendatario solidario es evidente no concurriría tal cesión ), en casos de subrogación mortis causa (si el cónyuge sobreviviente no contratante se considera arrendatario, ni gasta una subrogación ni tiene que cumplir los requisitos formales para subrogarse en el arrendamiento), o cuando se demanda, por ejemplo en juicio de desahucio, al cónyuge contratante y surge la cuestión de un posible litisconsorcio pasivo necesario por no haberse demandado al cónyuge no contratante.

La solución que se ha consolidado es que el cónyuge no contratante carece de la condición de arrendatario.

El Tribunal Supremo tiene repetidamente declarado que cuando se ejercitan acciones personales o derivadas de obligaciones o contratos en que se postula la eficacia o ineficacia de una relación negocial o contractual, basta dirigir la pretensión contra aquél de los cónyuges que haya sido parte en el contrato, sin necesidad de demandar también al otro cónyuge que no intervino en el mismo; y aunque la sentencia del Tribunal Constitucional de 31 de octubre pueda arrojar alguna duda sobre el tema, resultan esclarecedoras las precisiones que a la citada resolución introduce la sentencia del mismo Tribunal 289/1993, de 4 de octubre.

A la misma conclusión llegan las más recientes sentencias del Tribunal Supremo de 3 de abril de 2009 y 26 de octubre de 2015.

La primera de las sentencias para un supuesto de subrogación «mortis causa», y la segunda para un caso de atribución del uso de la vivienda en proceso matrimonial, declarando la primera de ellas que «los contratos producen efectos entre las partes contratantes y sus herederos y por ello, las posiciones contractuales de cada uno de los cónyuges en los contratos de arrendamiento que hayan concluido no forman parte de la sociedad de gananciales, porque, además, se trata de derechos personales», fijando como doctrina jurisprudencial que el contrato de arrendamiento concluido por uno de los cónyuges constante matrimonio no forma parte de los bienes gananciales y se rige por lo dispuesto en la Ley de Arrendamientos urbanos en lo relativo a la subrogación por causa de muerte del cónyuge titular del arrendamiento.»

Dicho lo anterior, algunas sentencias dictadas por alguna Audiencia Provincial han entendido que en algunos supuestos sí es necesario demandar al cónyuge no firmante del contrato para que la relación procesal quede convenientemente planteada, en una interpretación del artículo 1320 del Código Civil.

artículo 1320 C. Civil:

«Para disponer de los derechos sobre la vivienda habitual y los muebles de uso ordinario de la familia, aunque tales derechos pertenezcan a uno solo de los cónyuges, se requerirá el consentimiento de ambos o, en su caso, autorización judicial.»

Como EJEMPLO citamos la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid (sección 12ª), de fecha 23.05.2012 (nº 344/2012), que aplicó dicha interpretación aunque para un caso en el que el arrendador era un Organismo Público.

Para leer más comentarios a esta sentencia PINCHA AQUÍ.

 

CONCLUSIÓN:

Sobre el carácter ganancial o no del contrato de arrendamiento concertado por uno solo de los cónyuges ya se ha pronunciado en varias ocasiones el Tribunal Supremo, negando el carácter ganancial al contrato de arrendamiento concertado por uno solo de los cónyuges.

© mundojuridico.info - Carácter ganancial o no del contrato de arrendamiento de vivienda

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.