Consejos para evitar una multa de los rádares y cómo recurrirla

28 de enero, 2013
Dejar comentario

¿Le han puesto alguna multa por exceso de velocidad últimamente?

multas de tráfcio por exceso de velocidad

Por muy prudente que sea, con los límites actuales, un despiste basta para ser cazado por un rádar. A continuación, le explicamos una serie de trucos para evitar que sea sancionado por sobrepasar el límite de velocidad.

La crisis económica ha disparado el temor de los conductores españoles a ser multados; de hecho, según un estudio de la Fundación Española para la Seguridad Vial junto con Seguros Pelayo, el 73% de los conductores tiene más miedo que hace años a que les sancionen debido al fuerte desembolso económico que supone.

«Al encontrarnos en una situación de crisis, una de las principales consecuencias es que la gente tiene menos poder adquisitivo y el hecho de tener que pagar una multa les destroza la economía doméstica del mes», ha explicado la coordinadora de proyecto de Fesvial, Cristina Catalá.

Le contamos unos sencillos trucos con los que podrá evitar las multas por velocidad, que suponen casi el 75% de los ingresos por sanciones de ayuntamientos, DGT, etcétera:

1.-Conozca la velocidad real de su coche.

El velocímetro de cualquier automóvil marca una velocidad ligeramente superior a la real -en un coche moderno, entre un 3 y un 8%; en uno con más de 15 años, puede superar el 10%-. Por ese motivo, vamos a explicarle cómo puede calcular exactamente la velocidad real de su coche cuando va, por ejemplo, a 100 km/h. Tan sólo necesitará un cronómetro y seguir los siguientes pasos:

Busque un tramo de autopista despejado donde pueda mantener una velocidad constante de 100 km/h según su velocímetro; si su coche tiene control de velocidad, conéctelo a esos 100 km/h.

Una vez que el coche vaya a esos 100 km/h, y justo cuando pase a la altura de un hito kilométrico -la señal que indica cuál es el km de la carretera-, ponga en marcha el cronómetro y deténgalo justo cuando pase por el siguiente hito kilométrico -habrá recorrido un kilómetro exacto; el cuentakilómetros de los coches también suele ser impreciso-.

Con ese tiempo, ya puede calcular la velocidad real. Por ejemplo, supongamos que ha tardado 37,2 segundos en recorrer ese kilómetro. Sólo tiene que dividir 1.000 (metros) entre 37,2 (segundos), que da una velocidad de 26,88 m/s. Luego debe multiplicar esos 26,88 por 3,6 para pasarlo a km/h: su velocidad real ha sido de 96,768 km/h. En este caso, el error del velocímetro sería de un 3,3%.

2.-Antes de salir, averigue dónde están los rádares.

En la web de la DGT, en el apartado ‘Estado de la carretera’ y dentro de la sección «Rádares«, podrá comprobar dónde están situados todos los radares fijos y de tramo de España -puedes buscarlos por provincia o por carretera-. Ojo, como Cataluña y el País Vasco tienen trasferidas las competencias de tráfico, si quiere conocer dónde están los radares en estas Comunidades Autónomas, tendrá que visitar la web de sus respectivos departamentos de tráfico.

Identifique los rádares más frecuentes en nuestras carreteras. En nuestro país, ya existen más de 1.100 rádares: aproximadamente 600 fijos y 300 móviles de la DGT,  y otros 150 en poder de la policía local.

Recuerde que, por cortesía, sólo están señalizados los fijos -colocados en un pórtico, en una cabina lateral al borde de la carretera o, incluso, en un poste.

3.-Convierta su GPS en un anti-rádar. Puede hacerlo de las siguientes formas:

Pagando por toda la cartografía actualizada: en las webs de las distintas marcas de navegadores siempre podrá actualizar, pagando, los mapas y la posición de los rádares en su GPS -ojo, no confundir con su software, que le dejarán actualizar gratis-. Le costará, según la marca de su aparato, desde 0 euros hasta unos 40 euros/año.

¿Cómo hacerlo? El proceso es similar en todas las marcas: puedes adquirir la actualización a través de la web del fabricante -descargándose un archivo y pagando con tarjeta de crédito- o en el teléfono de atención al cliente -le enviarán un CD-. En cualquier caso, tendrá que introducir los nuevos mapas en tu GPS conectándolo a su ordenador mediante un cable USB.

O gratis, actualizándolo usted mismo. En ciertas webs podrá descargarse la posición de todos los rádares -se actualizan periódicamente- para los GPS portátiles más habituales del mercado -TomTom, Mio, Garmin- o para programas GPS para su móvil -como Sygic-.

Para ello busque el listado de rádares adecuado para su GPS y, una vez descargado el archivo, siga las instrucciones de la web para grabarlo en su navegador o móvil -con un cable USB-. Ojo, si tiene un GPS de una marca poco conocida, puede que no encuentre los rádares específicos para él. En este caso, tendrá que comprarlos en la web de su marca.

4.-Usa el control de velocidad de tu coche.

Este dispositivo -común en coches de menos de tres años- le permitirá elegir una velocidad -a través de su mando, situado en las palancas laterales del volante-, y mantenerla sin que tengas que preocuparte de pisar el acelerador o el freno. Si su coche no dispone de él de media cuesta unos 240 euros, en opción en automóviles nuevos, consulte en su concesionario si es posible que se lo instalen a posteriori -le costará, según la marca de su vehículo, desde 500 euros-.

Y si le ponen una multa, ¿cómo recurrirla?

Si le «pillan», la Administración competente -ayuntamiento, DGT- le remitirá la sanción a su domicilio. El cartero intentará entregársela dos veces y, en caso de no conseguirlo, se dará por notificada.

Si recoge la notificación en mano, dispondrá de 20 días para pagar la multa y beneficiarse de una rebaja del 50% -si lo haces renunciará al derecho de recurso-.

Si no está de acuerdo y quiere recurrir, presente un escrito de alegaciones y la DGT lo estudiará. Recuerde que siempre conviene que lo haga de forma personalizada -es decir, evite enviar un recurso tipo, indicando de forma detallada su caso y por qué considera que la multa está invalidada-.

Además, en el caso de las sanciones de velocidad solicite como prueba la foto realizada por el rádar y constate que la fecha, la hora y la velocidad son las correctas -si no es así, podrías pedir la nulidad de la multa-. Si en la foto aparecen dos coches, tampoco es válida. Es recomendable solicitar el certificado de verificación del rádar: cada aparato tiene que revisarse y calibrarse cada año y si pone multas con el certificado caducado, no serán válidas.

Eso sí, si tras sus alegaciones, Tráfico se reafirma en la denuncia, ya no podrá presentar más: la sanción será firme y se cobrará por vía ejecutiva -Hacienda-, en un plazo máximo de cuatro años. Si decide insistir en su inocencia deberá acudir a los tribunales por la vía contencioso administrativa.

© mundojuridico.info - Consejos para evitar una multa de los rádares y cómo recurrirla

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.