Construcción de una piscina en las zonas comunes de la comunidad

La construcción de una piscina en las zonas comunes de la comunidad requerirá el voto favorable de tres quintos de vecinos y cuotas de participación.

El quórum necesario para la construcción de una piscina en las zonas comunes ha sido analizado por la Sala de Pleno del Tribunal Supremo en sentencia de 18.10.2018.

Antes de ver los razonamientos de esta sentencia hay que decir que la construcción de una piscina en zonas comunes cuando antes no existía, tiene la consideración legal de «nueva instalación» o «innovación».

Y el  artículo 17.4 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) dispone que para establecer nuevas instalaciones («en este caso se considera la piscina») el acuerdo de la Junta se ajustará a las siguientes reglas:

«4. Ningún propietario podrá exigir nuevas instalaciones, servicios o mejoras no requeridos para la adecuada conservación, habitabilidad, seguridad y accesibilidad del inmueble, según su naturaleza y características.Construcción de una piscina en las zonas comunes de la comunidad

No obstante, cuando por el voto favorable de las TRES QUINTAS PARTES del total de los propietarios que, a su vez, representen las TRES QUINTAS PARTES de las cuotas de participación, se adopten válidamente acuerdos, para realizar innovaciones, nuevas instalaciones, servicios o mejoras no requeridos para la adecuada conservación, habitabilidad, seguridad y accesibilidad del inmueble, no exigibles y cuya cuota de instalación exceda del importe de tres mensualidades ordinarias de gastos comunes, el DISIDENTE NO RESULTARÁ OBLIGADO, ni se modificará su cuota, incluso en el caso de que no pueda privársele de la mejora o ventaja.

Si el disidente desea, en cualquier tiempo, participar de las ventajas de la innovación, habrá de abonar su cuota en los gastos de realización y mantenimiento, debidamente actualizados mediante la aplicación del correspondiente interés legal.

No podrán realizarse innovaciones que hagan inservible alguna parte del edificio para el uso y disfrute de un propietario, si no consta su consentimiento expreso.»

 

Construcción de una piscina en las zonas comunes de la Comunidad. Tribunal Supremo, Sala de Pleno, sentencia de 18.10.2018:

«La cuestión sobre la que se ha de centrar el recurso es sobre si se ha infringido o no con el acuerdo la regla 4ª del artículo 17 LPH por la que, cumpliéndose las condiciones que prevé, se exonera de la obligación de pago al comunero disidente.

CUARTO.- Una vez que la Sala ha decidido que la sentencia recurrida, por las razones expuestas, ha errado al no aplicar la regla 4ª del artículo 17.4 LPH, la consecuencia es casar la citada sentencia y asumir la instancia.

1.- Al asumir la instancia se aprecia que el régimen de mayorías para la validez del acuerdo se ha respetado, sin que ni siquiera sea objeto de debate, una vez DESECHADA QUE FUESE PRECISA LA UNANIMIDAD.

La cuestión a decidir ha de ser, pues, por haberla introducido en el debate la parte actora, según hemos expuesto, si concurre o no la prohibición prevista en el artículo 17.4ª in fine LPH.

Esto es, si la innovación, objeto del acuerdo, hace inservible alguna parte del edificio para el uso y disfrute de los comuneros impugnantes, en concreto del patio como espacio de uso común, a efectos de patio de recreo.

2.- A tal fin, se ha de traer a colación que si bien es cierto que los derechos de disfrute de un copropietario sobre un elemento común tienen una expansión hacia el máximo de posibilidades, también se ha de ponderar la concurrencia de los derechos del resto de los copropietarios.

Para llevar a cabo esa labor de ponderación y de armonía tan necesaria para quienes conviven en régimen de propiedad horizontal, se habrá de estar a la prueba obrante en autos y colegir si, a salvo el espacio que ocupa la cubeta de la piscina , los comuneros disidentes se ven privados de modo relevante y sustancial del uso y disfrute de un elemento común, como en este caso es el patio.

El documento n.º 7 contiene el estudio previo de piscina comunitaria y aseos de la Comunidad, y en el plano se aprecia claramente que fuera de la cubeta de la piscina , único espacio que no puede ser usado por la parte actora, aquí recurrida, existe un espacio de patio y jardín suficientemente amplio como para que la parte que impugna el acuerdo pueda ver colmado su uso como patio de recreo.

Con tal solución quedan satisfechos los intereses de todos los comuneros, sin que la parte actora quede privada, de modo relevante y sustancial, del uso y disfrute del patio común.»

 

CONCLUSIÓN:

La Sentencia dictada por el Tribunal Supremo ESTIMA el recurso de casación interpuesto por la comunidad de propietarios, por lo que en definitiva se desestima la demanda inicial de nulidad del acuerdo que había interpuesto uno de los vecinos contra el acuerdo adoptado a favor de la construcción de una piscina en las zonas comunes de la comunidad.

© mundojuridico.info - Construcción de una piscina en las zonas comunes de la comunidad

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.