¿Puedo recuperar el IVA de un crédito incobrado?

LA RECUPERACION DEL IVA EN LOS SUPUESTOS DE CRÉDITOS INCOBRADOS

En este breve artículo, quisiera exponeros de manera comprensible y fácil, la posibilidad que los empresarios, comerciantes y profesionales tienen a su alcance para poder recuperar el Impuesto sobre el Valor Añadido, de aquellas facturas expedidas y no abonadas.

Sirva como precedente a lo que a continuación indico, que este procedimiento NO ES APLICABLE a los supuestos en los que el deudor se encuentre en situación de concurso de acreedores, ya que tiene otra regulación distinta.

Dicho lo anterior, lo primero es acudir al texto legal que regula el procedimiento de recuperación del IVA, (siempre y cuando el deudor de la factura no esté declarado en concurso de acreedores como acabamos de señalar), y para ello hemos de examinar el Real Decreto-ley 6/2010 de 9 de Abril, de “medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo”.

Buscando en el texto legal citado, encontramos el artículo 7, donde se establecen los requisitos para recuperar el Impuesto sobre el Valor Añadido en el caso de créditos incobrables, y lo primero que nos llama la atención, es la simplificación del mismo, así que con independencia de su lectura, no sólo aconsejable sino necesaria como cualquier disposición legal, destaco los siguientes pasos para intentar recuperar el IVA de esa factura incobrada:

– Para que un empresario o profesional pueda recuperar el IVA ha debido transcurrir SEIS MESES sin que se haya obtenido el cobro de todo o parte del crédito representado por la factura. (Si el empresario o profesional tuviese un volumen de operaciones en el año anterior inferior superior a 6.010.121,04 euros el plazo es de un año).

– Hasta ahora era necesario que se hubiese interpuesto una reclamación judicial al deudor para que le abonase el importe de la factura y por tanto del IVA. Con la entrega en vigor del RDL 6/2010, también se puede hacer mediante un requerimiento notarial al deudor exigiéndole el pago, con lo que se facilita el cumplimiento de este requisito.

– Finalizado el transcurso de los SEIS MESES desde el devengo del impuesto y habiendo cumplido el requerimiento de pago (via judicial o notarial, más aconsejable por su rapidez), el empresario o profesional dispondrá del plazo de TRES MESES para modificar la base imponible de la factura impagada, mediante la emisión de una factura rectificativa en la que se anule la cuota repercutida o se rectifique la misma en el supuesto de que nos hayan abonado parcialmente la deuda.

– Por último dentro del plazo de UN MES desde la fecha de la factura rectificativa hay que comunicarle a la Agencia Tributaria la citada modificación.

Deciros igualmente, que en los supuestos en los que con posterioridad a todo este procedimiento, se llegase con el deudor a un acuerdo de cobro o cualquier otra causa como el desistimiento, deberá de modificar nuevamente la base imponible al alza mediante la expedición de una factura rectificativa en la que se repercuta la cuota procedente.

Añadir por último que cuando sea un ente público el que nos adeude el crédito, la reclamación judicial o el requerimiento notarial al que hemos hecho mención, se sustituye por una certificación que deberemos exigirle que nos entregue el citado ente público, previo todo ello, a que el Interventor o el Tesorero del organismo administrativo moroso emita un informe en el que deberá hacer constar el reconocimiento de la obligación a nuestro favor y por tanto la deuda a cargo del mismo y su cuantía.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados