Delito de prevaricación judicial culposa

Elementos típicos del delito de prevaricación judicial culposa cometido por el Juez cuando dicta una sentencia o resolución manifiestamente injusta.

Veamos los elementos del delito de prevaricación judicial culposa.

El delito de prevaricación judicial tiene DOS modalidades:

a) delito de prevaricación judicial dolosa (artículo 446 del Código Penal).

b) delito de prevaricación judicial culposa (artículo 447 Código Penal). Esta modalidad es la que tratamos a continuación.

artículo 447 Código Penal:

«El Juez o Magistrado que por imprudencia grave o ignorancia inexcusable dictara sentencia o resolución manifiestamente injusta incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de dos a seis años.»

Ambas modalidades de prevaricación (dolosa y culposa) requieren el dictado de una resolución «INJUSTA».

La jurisprudencia entiende que la «INJUSTICIA» debe ser apreciada desde una perspectiva objetiva y se produce cuando la aplicación del derecho no resulta objetivamente sostenible, según los métodos generalmente admitidos en la interpretación.

Se exige (como recuerda entre otras la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala 2ª, de 2.07.2020), una indudable infracción del derecho, y, además, una arbitrariedad en el ejercicio de la jurisdicción.

La concepción objetiva ha sido complementada por la teoría de la infracción de deber, que resulta útil para determinar la injusticia cuando se aplican normas de contenido impreciso. Según esta posición doctrinal en decisiones de contenido discrecional la decisión prevaricadora se produce cuando el Juez decide motivado por consideraciones ajenas al ordenanamiento jurídico y cuando se aparta del método de interpretación o aplicación previsto en el ordenamiento jurídico (Sentencia del Tribunal Supremo de 3.02.2009).

En la jurisprudencia se ha compendiado la doctrina sobre la prevaricación en los siguiente términos (STS 101/2012, de 27 de febrero):

«… En la interpretación de la injusticia de la resolución esta Sala ha acudido a una formulación objetiva de manera que, como dijimos en la Sentencia TS 755/2007, de 25 de septiembre, puede decirse que tal condición aparece cuando la resolución, en el aspecto en que se manifiesta su contradicción con el derecho, no es sostenible mediante ningún método aceptable de interpretación de la Ley (Sentencia TS núm. 1497/2002, de 23 de septiembre), o cuando falta una fundamentación jurídica razonable distinta de la voluntad de su autor (Sentencia TS núm. 878/2002, de 17 de mayo) o cuando la resolución adoptada -desde el punto de vista objetivo- no resulta cubierta por ninguna interpretación de la Ley basada en cánones interpretativos admitidos (Sentencia TS núm. 76/2002, de 25 de enero).Delito de prevaricación judicial culposa

Cuando así ocurre, se pone de manifiesto que el sujeto activo del delito no aplica la norma dirigida a la resolución del conflicto, sino que hace efectiva su voluntad, sin fundamento técnico-jurídico aceptable«.

La prevaricación admite la forma DOLOSA, cuando la resolución injusta ha sido dictada «a sabiendas«, según la terminología empleada en el artículo 446 del Código Penal, o la CULPOSA.

El delito de prevaricación judicial culposa viene sancionado en el artículo 447 del Código Penal.

Este tipo penal comprende DOS SUPUESTOS:

la negligencia propiamente dicha

la ignoracia inexcusable

La NEGLIGENCIA GRAVE hace referencia a supuestos de desatención, ligereza o falta de cuidado graves.

La IGNORANCIA INEXCUSABLE significa no rebasar el umbral mínimo del conocimiento exigible, en este caso a un juez o magistrado, es decir, se trata de un error provocado por la propia falta de conocimiento o información del sujeto del delito, imputable al mismo, lo que es causa de la sentencia o resolución manifiestamente injusta.

La configuración del tipo del artículo 447 del Código Penal requiere DOS ELEMENTOS:

1.- SUBJETIVO, o sea, la imprudencia grave o ignorancia inexcusable.

Con relación al elemento SUBJETIVO, la Ley se refiere a la desatención en el desempeño de las labores jurisdiccionales, y no de cualquier entidad, sino de la mayor dosificación jurídica, pues tanto la imprudencia como la ignorancia se encuentran calificadas con los adjetivos «grave e inexcusable«.

En la terminología del Código Penal, el término «grave« se contrapone obviamente, con leve, y significa una desatención intensa, sustancial, perceptible fácilmente, de una gran entidad, siendo el módulo subjetivo, el que debe ser apreciado judicialmente, por tratarse de un concepto jurídico indeterminado, la que conduce a que solo será admisible la imprudencia temeraria quedando fuera cualquier otra imprudencia, aunque la doctrina especializada resalta el concepto de imprudencia grave o ignorancia inexcusable en el delito de prevaricación no es absolutamente homogéneo con el tradicional concepto de imprudencia temeraria.

2.- OBJETIVO, la manifiesta injusticia de la resolución.

Con relación a este elemento, el delito de prevaricación judicial culposa sólo resultará aplicable en relación con las resoluciones que entrañan una infracción del ordenamiento jurídico grosera, patente, evidente, notoria o esperpéntica.

No basta la mera ilegalidad, sino que debe concurrir una contradicción clara y palmaria con la norma, debiendo ser aquella tan patente que resulte evidente por sí misma, sin necesidad de ningún esfuerzo interpretativo o justificativo de su existencia.

RECOMENDACIÓN:

Os recomendamos la lectura de otro de nuestros artículos sobre los «requisitos del delito de prevaricación administrativa«.

© mundojuridico.info - Delito de prevaricación judicial culposa

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado


¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.