Dinero privativo que se ingresa en una cuenta ganancial

Veamos que carácter tiene el dinero privativo que se ingresa en una cuenta ganancial o común a nombre de ambos cónyuges sin manifestar nada al respecto.

¿El dinero privativo que se ingresa en una cuenta ganancial tiene carácter privativo o se considera ganancial?

EJEMPLO:

a) Un matrimonio está casado en régimen de gananciales.

b) La esposa vende una propiedad de una herencia suya e ingresa el dinero en una cuenta bancaria común del matrimonio («cuenta ganancial»).

c) El dinero ingresado en la cuenta común se destina con el tiempo a comprar en parte un inmueble para la sociedad de gananciales.Dinero privativo que se ingresa en una cuenta ganancial

d) Con los años el matrimonio se divorcia y la esposa quiere que se le reconozca el carácter privativo del dinero que ingresó en la cuenta común.

RESPUESTA:

Aunque en la realidad habrá que estar al caso concreto ya que suelen darse muchos matices en estos asuntos, de manera general hay que tener muy en cuenta lo dispuesto en el artículo 1323 del Código Civil, que a tal efecto dispone:

artículo 1323 C. Civil:

«Los cónyuges podrán transmitirse por cualquier título bienes y derechos y celebrar entre sí toda clase de contratos.»

Dicho lo anterior, los Tribunales vienen entendiendo en la mayoría de los casos que cuando no se acredita por parte del cónyuge que reclama con el tiempo el carácter privativo del dinero que tenía la voluntad de mantener dicho carácter cuando se ingresó en la cuenta común, existió un ánimo de liberalidad y por tanto de aceptación de confundirlo con el patrimonio ganancial, por lo que tendrá dicho carácter ganancial. No obstante lo anterior, al final citaremos una sentencia que considera en el caso enjuiciado que el dinero tiene carácter privativo.

La voluntaria y liberal aportación del dinero privativo a la cuenta ganancial produce una confusión de patrimonios.

Este hecho tiene una específica significación jurídica en el ámbito de las relaciones patrimoniales habidas entre los cónyuges .

Conviene recordar que los esposos pueden realizar entre sí toda clase de negocios de conformidad con lo previsto en el citado artículo 1323 Código Civil.

Es lícito como negocio atípico, propio del Derecho de Familia, la aportación de bienes privativos a la sociedad de gananciales con causa de liberalidad al amparo del principio de autonomía de la voluntad del artículo 1255 Código Civil.

La comunicación de bienes privativos a la sociedad de gananciales en la que se confunden los patrimonios ha sido reconocida en Sentencia del Tribunal Supremo 483/2007 de 9 de mayo.

 

Dinero privativo que se ingresa en una cuenta ganancial. SENTENCIAS

Audiencia Provincial de Álava (Sección 1ª), sentencia de 25.02.2014:

«La STS de 25 de mayo de 2.005 señala que los cónyuges pueden celebrar entre si toda clase de contratos (art. 1323 C. Civil)) de manera que la aportación a la sociedad conyugal, comunicación de bienes que uno o ambos cónyuges realizan al consorcio ganancial, constituye un negocio jurídico válido al amparo del principio de libertad de contratación que rige entre cónyuges.

Sentado lo anterior debe tenerse en cuenta que la STS de 8 de octubre de 2.004 determinó que «en ausencia de declaración expresa del carácter privativo de aportación alguna por parte del esposo con omisión de anuncio concreto de reserva o condición sobre las cantidades ingresadas, ni mención sobre el derecho de reembolso es evidente la voluntad del consorte de realizar a favor de la sociedad conyugal un desplazamiento patrimonial, de manera que no procede ningún derecho de reembolso ni inclusión en el pasivo de la sociedad de ningún derecho de crédito a favor de aquel», siendo que este desplazamiento patrimonial voluntario del patrimonio privativo para integrarse en el patrimonio ganancial como negocio jurídico traslativo, ha sido igualmente admitido en las Resoluciones de la DGRN de 25.5.90, 21.1.91, 7.10.92, 21.12.98, y 6.6.07″.

 

Audiencia Provincial de Sevilla (Sección 2ª), sentencia 5.03.2018:

«Como hemos declarado en otras ocasiones junto al artículo 1364 del Código Civil que establece que el cónyuge que hubiese aportado bienes privativos para los gastos o pagos que sean de cargo de la sociedad de gananciales tendrán derecho a ser reintegrados del valor a costa del patrimonio común, debe tenerse presente el artículo 1323 del C. Civil por el cual los cónyuges podrán transmitirse por cualquier titulo bienes y derechos y celebrar entre si toda clase de contratos.

Y por ello la Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de Mayo de 2005, dice que los cónyuges tienen la amplia libertad para contratar e incluso modificar la naturaleza de los bienes que les pertenecen.

De todos estos preceptos se constata la posibilidad de que los cónyuges puedan modificar la naturaleza de un bien, y eso se puede efectuar por una manifestada declaración de voluntad, o por actos inequívocos que permitan concluir que esa fue su voluntad, y puede presumirse esa voluntad de liberalidad  como declara la sentencia de esta Audiencia Provincial de 30 de junio de 2017:

«…por hechos que constatan la voluntad de alterar la naturaleza de los bienes, como cuando se ingresan cantidades de dinero privativas en una cuenta ganancial, y se confunden con el dinero ganancial, se mantienen en esa cuenta y no se hace ninguna reserva, se puede presumir o concluir que en aquel momento fue voluntad de atribuir a ese bien la naturaleza de ganancial «;

Y en la sentencia de 31 de Marzo de 2017 declara que:

«debe interpretarse del hecho de producirse el ingreso en una cuenta ganancial y la posterior constitución de un depósito a plazo fijo, igualmente de titularidad ganancial que la voluntad de los cónyuges era la de atribuir a estos fondos el carácter de ganancial «, ya que como declara la STS de 8 de Marzo de 1996 “La apertura de cuentas corrientes y los pagos hechos contra ellas sólo podrían tener carácter fehaciente si, justificado el ingreso del dinero privativo, carecieren de cualquier otro movimiento en ingresos y pagos que no fuesen los que el recurrente interesa», ya que el ingreso del dinero privativo en la cuenta corriente de ambos cónyuges que se nutría de fondos gananciales y que se destinaba también al pago de las deudas gananciales impide la aplicación del principio de subrogación real conforme al cual, en las adquisiciones a título oneroso, el bien adquirido tendrá el mismo carácter privativo o ganancial que tuviera el bien objeto de la contraprestación.

En el presente caso quedan acreditados los ingreso en la cuenta corriente de la que eran titulares los cónyuges, como se admite en el escrito de oposición al recurso y del extracto de movimientos de dicha cuenta se acredita que en dicha cuenta hasta su cancelación se pagaron gastos de suministros y deudas de la sociedad de gananciales por lo que se puede presumir la voluntad que en aquel momento fue la de modificar la naturaleza privativa que tenían esos ingresos dándoles carácter ganancial

 

SENTENCIA que en contra de las anteriores considera el carácter privativo del dinero

Audiencia Provincial de Vizcaya (Sección 4ª), sentencia de 23.05.2019:

» Es criterio de este Tribunal el reflejado en nuestra de 10 de noviembre de 2017, con cita de la del Tribunal Supremo de 13 de septiembre de 2017, en que confirmamos la inclusión en el pasivo de la sociedad de derecho de crédito a favor de un esposo por la aplicación de dinero privativo, que había ingresado en cuenta corriente a nombre de ambos, al pago de obligaciones de la sociedad de gananciales:

«No se trata aquí de tal atribución de ganancialidad, sino de la aportación por uno de los cónyuges -en este caso el esposo- de dinero privativo para la adquisición de la vivienda familiar, la cual tiene carácter ganancial en este caso. Por tanto, la norma que resulta aplicable -según la cual ha resuelto, sin citarla, la sentencia impugnada- es la del artículo 1398- 3.ª CC, según la cual se integra en el pasivo de la sociedad de gananciales «el importe actualizado de las cantidades que, habiendo sido pagadas por uno solo de los cónyuges, fueran de cargo de la sociedad y, en general, las que constituyan créditos de los cónyuges contra la sociedad».

Es esta la situación creada ya que consta, según declara probado la Audiencia, que el esposo pagó con dinero privativo la cantidad a que se refiere la sentencia para amortización del préstamo hipotecario que gravaba el inmueble ganancial , haciendo frente de ese modo con dinero propio a una deuda ganancial , por lo que surgió desde entonces el crédito a su favor contra la sociedad de gananciales que ahora debe integrarse en el pasivo de la misma».

Señalar que el «animus donandi» no se presume.

La donación es un negocio jurídico por el cual una persona, por voluntad propia, con ánimo de liberalidad , se empobrece en una parte de su patrimonio en beneficio de otra que se enriquece, requiriendo, pues, como requisito fundamental el «animus donandi» o intención de beneficiar ( SSTS 7 de diciembre de 1948 , 7 de enero de 1975 , 2 de eneroy7 de julio de 1978 , 20 de octubre de 1992 , 27 de marzo de 1993 y 6 de octubre de 1994 ), que conforma la causa del contrato ( arts. 618 y 1274 del CC ), correspondiendo lógicamente la prueba del ánimo liberal, que se identifica con la voluntad de donar, a quien sostiene su concurrencia ( STS 30 de noviembre de 1987 ).

No podemos considerar que el esposo por la circunstancia de emplear dinero privativo para sufragar el préstamo hipotecario ganancial y sufragar gastos gananciales , hubiese renunciado a su derecho de reembolso, donando la cantidad invertida al consorcio, efectuando un acto dispositivo gratuito, que, desde luego, no podemos deducir de tal circunstancia, sino no va acompañada de otros sólidos elementos de convicción, que permitieran dar por justificado dicho acto de liberalidad , que en este caso no se nos ofrecen, ni son suficientes las circunstancias de depositar dicho dinero privativo en cuentas bancarias comunes y en un depósito a plazo fijo de titularidad del matrimonio. «

 

CONCLUSIÓN:

Aunque habrá que estar al caso concreto, el dinero privativo que se ingresa en una cuenta ganancial sin reserva alguna determina muy probablemente con los años que se considere por el Tribunal como un dinero de carácter ganancial.

Para evitar tal circunstancia, cuando así se quiera,  habrá que hacer constar mediante las formas permitidas en derecho o con actos inequívocos que el dinero tiene carácter privativo aunque se ingrese en una cuenta común.

© mundojuridico.info - Dinero privativo que se ingresa en una cuenta ganancial

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.