El Gobierno estudia constituir empresas con un euro

El Gobierno estudia constituir empresas con un euro

El Gobierno estudia constituir empresas con un euro de capital social, en lugar de los 3.000 que hacen falta ahora mismo.

Eso sí, también se baraja la posibilidad de dar un plazo de entre seis meses a un año para que la nueva sociedad llegue a esos 3.000 euros de capital mínimo, ya sea mediante aportaciones materiales o económicas.

Así lo han confirmado fuentes cercanas al proyecto de ley de emprendedores, en el que trabajan varios ministerios (Empleo, Industria, Economía y Hacienda), coordinadas por la Oficina Económica del Gobierno.

Con esta medida, se agiliza aún más la puesta en marcha de proyectos empresariales, materia en la que España no sale bien parada en comparación con sus vecinos europeos en los que emprender es más fácil.

Este proyecto de ley de emprendedores va a facilitar mucho el poner un negocio, con medidas de simplificación de las licencias y demás trámites administrativos; o la mejora de la financiación, y la puesta en marcha de la figura del autónomo con responsabilidad limitada, por la cual, será inembargable la vivienda habitual y los materiales necesarios para el ejercicio de su actividad.

Lo que ahora discute el Gobierno, es la cuantía de la deuda a partir de la cual, no se podrá embargar la vivienda, ni otros bienes materiales necesarios para el emprendedor. Las organizaciones de autónomos han fijado este límite en 6.000 euros, aunque habrá que ver si el Gobierno acepta esta cifra.

Además, las organizaciones de autónomas han pedido que haya una cantidad mínima vital inembargable, similar al salario mínimo interprofesional, en aquellos casos en los que se estén embargando todos los ingresos de un autónomo para saldar una deuda.

Sería el caso, por ejemplo, de un autónomo que presta servicios a dos empresas y que, por sus deudas tributarias, le embargan sus ingresos por orden de hacienda. Lo que estas organizaciones piden es que haya una cantidad que no se pueda embargar, permitiendo así al emprendedor que tenga un mínimo con lo que sustentarse.

Aparte de esto, tal y como se anunció hace unos meses, se quiere apoyar a aquellos emprendedores que no hayan tenido éxito en su primera iniciativa empresarial para que puedan liberarse de las cargas y tener así una segunda oportunidad.

Para ello, el Gobierno tiene la intención de establecer un nuevo procedimiento concursal para emprendedores, implantando la figura de un árbitro o mediador antes de que los casos lleguen al juzgado.

La idea es que, en este arbitraje, se pueda conseguir un acuerdo sobre las cantidades que se deban, con posibles paralizaciones o aplazamientos de los procesos ejecutivos (por ejemplo, librando del recargo de intereses en un periodo de tiempo determinado).

La nueva ley de emprendedores también recogerá la posibilidad de que pymes y autónomos que facturen menos de dos millones anuales, puedan optar por el IVA de caja, de tal forma, que no tengan que pagar este impuesto hasta que hayan cobrado las facturas, tal y como adelanto el Gobierno, que precisó que la medida no entrará en vigor hasta el 1 de enero de 2014.

Fuentes de Hacienda han manifestado que seguramente, las empresas que opten por este sistema frente al actual en el que se debe pagar el IVA una vez emitida la factura se haya cobrado o no, tendrán que aportar un libro-registro con la anotación de todas las facturas, a fin de evitar que las empresas pagadoras puedan deducirse un IVA que aún no se ha liquidado.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados