Enriquecimiento injusto de la arrendataria por cesión inconsentida

Se declara por el Tribunal Supremo el enriquecimiento injusto de la arrendataria por cesión inconsentida del local, al simular ser la propietaria.

En una reciente sentencia dictada por el Tribunal Supremo, que comentaremos seguidamente, se declara el enriquecimiento injusto de la arrendataria por cesión inconsentida del local de negocio, al simular la condición de propietaria y percibir una renta muy superior a la que ella venia pagándole al dueño por el contrato primitivo.

Antes de nada, recordamos en síntesis dos cuestiones que el Tribunal Supremo ha resaltado para la apreciación del enriquecimiento injusto:

1.-  Para que exista un enriquecimiento realmente injusto y, por tanto, antijurídico, es preciso que se demuestre que alguien ha adquirido una utilidad que no provenga del ejercicio sin abuso de un derecho legítimo atribuído por un contrato, por una sentencia judicial o por un precepto legal ( sentencias de 31 de octubre de 2.001, 12 de diciembre de 2.000, etc.).

2.-  La doctrina jurisprudencial proclama, a veces de modo explícito y terminante y otras de forma implícita, que la interdicción del enriquecimiento injusto tiene en nuestro ordenamiento jurídico el valor de un auténtico principio general del Derecho (art. 1.4 Código Civil).

Enriquecimiento injusto de la arrendataria por cesión inconsentida

Enriquecimiento injusto de la arrendataria por cesión inconsentida

SUPUESTO DE HECHO:

1.-  Existe un contrato de arrendamiento de local, que prohibe al arrendatario la cesión, subarriendo o traspaso.

2.-  La arrendataria, pese a dicha cláusulas contractual, simuló ser la propietaria del inmueble y arriendó con una tercera persona el local. Es decir, actuó al margen del contrato cediendo el local en una condición (propietaria) que no tenía, percibiendo a partir de entonces una renta muy superior a la que ella le venía abonando al propietario primitivo en virtud del primer contrato.

3.-  El propietario demanda a la arrendataria, solicitando por enriquecimiento injusto, que le abone la diferencia que ella ha percibido de esa tercera persona en concepto de rentas.

4.-  El Juzgado que conoció del procedimiento, dictó sentencia ESTIMATORIA de la demanda.

5.-  La Audiencia Provincial, en el recurso de apelación, revoca la sentencia del Juzgado y DESESTIMA la demanda.

Sentencia del Tribunal Supremo de 28.10.2015:

RAZONAMIENTOS JURÍDICOS

1.-  La pretensión del propietario del local (parte que recurre al Tribunal Supremo) se ha de valorar partiendo de que la demandada (arrendataria)  no solo incumplió el contrato de arrendamiento,  sino que actuó al margen del mismo pues la cesión que efectuó del local no fue en su condición de arrendataria, sino que simuló la posición de propietaria.

2.-  Es en esta línea de argumentación es donde debemos analizar la doctrina del enriquecimiento injusto, en tanto que la conducta de la demandada no encuentra amparo en el contrato, ni en precepto legal, ni en resolución judicial alguna.

3.-  En el devenir económico de las relaciones entre demandante y demandada está acreditado que mientras ésta abonaba 700 euros mensuales de renta, percibía a su vez 4.200 euros mensuales de tercera persona, en base al contrato en el que la demandada había simulado su condición de propietaria.

4.-  En base a la conducta de la demandada (arrendataria) , que operó al margen del contrato, ésta disfrutó de un notable enriquecimiento mientras que al privar del uso del local a la demandante provocó en éste un evidente menoscabo patrimonial, frustrando el lucro al que legítimamente podía aspirar.

5.-  La demandada ha actuado antijurídicamente, lo que le produjo un cuantioso beneficio económico, al tiempo que provocaba el correlativo empobrecimiento de la parte demandante, dado el lucro cierto que dejó de percibir, lo que nos lleva a estimar el recurso por infracción de la doctrina jurisprudencial invocada, al haberse generado un enriquecimiento injusto en la demandada, cuantificable por la diferencia entre las rentas percibidas por la propiedad y las obtenidas por la demandada.

6.-  Se ratifica como doctrina jurisprudencial la que emana de las sentencias de 5 de noviembre de 2004 y 19 de julio de 2012 , entre otras, en el sentido de que para que exista un enriquecimiento realmente injusto y, por tanto, antijurídico, es preciso que se demuestre que alguien ha adquirido una utilidad que no provenga del ejercicio sin abuso de un derecho legítimo atribuido por un contrato, por una sentencia judicial o por un precepto legal .

© mundojuridico.info - Enriquecimiento injusto de la arrendataria por cesión inconsentida

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado


¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.