Fin del alquiler y el casero exige reparaciones

21 de junio, 2013
Dejar comentario

Sepa que ocurre en el caso de fin del alquiler y el casero exige reparaciones en la vivienda.

opción de compra contrato alquilerHoy en mundojuridico, vamos a explicar qué ocurre en el caso de que termine nuestro contrato de alquiler y el casero nos exige el importe de la fianza y el aval prestado, para llevar a cabo reparaciones en la vivienda, y lo vamos a explicar desde la óptica de un caso real que es el siguiente:

El caso consiste en que los inquilinos de una vivienda, una vez finalizado su contrato de alquiler, demandaron a su arrendadora, reclamando la devolución de dos conceptos: por un lado, los 950 euros de la fianza; y por otro, los 5.820 euros del aval prestado, que había sido ejecutado por la arrendadora demandada.

Tanto el juzgado de primera instancia, como la Audiencia Provincial (en sentencia de 25 de febrero de 2013), consideraron que la casera debía devolver a los inquilinos 4.393,22 euros, más los intereses legales, ya que la vivienda quedó, al momento de finalizar el contrato de alquiler, con daños y desperfectos, cuyo valor de reparación se fijó en 2.200 euros, añadiendo además que del resto de conceptos que la arrendadora imputa a la fianza y al aval, los inquilinos solo deben aportar los 176,78 euros del canon de basuras.

En este caso partimos de la base de que las partes, no se mostraron conformes en el momento de la entrega de las llaves con el estado que la arrendadora atribuía a la vivienda, levantando acta notarial de dicho estado. Sin embargo, la Audiencia Provincial ha considerado que ninguna de las partidas detalladas a continuación, pueden cargarse al inquilino:

  • Los paramentos verticales y horizontales en cuanto a pintura se refiere, están deteriorados y precisan de una subsanación, pintura total, con la finalidad de garantizar su uniformidad.

 

  • Los desperfectos que se aprecian como agujeros con tacos estaban autorizados implícitamente en el contrato, en donde se impide cualquier tipo de taladro en dependencias que gocen de alicatado, y ello como consecuencia de la finalidad a que habría de ser destinada la vivienda arrendada, ser habitada por una familia para lo que precisaba ser decorada y amueblada.

 

  • No se aprecian por el contrario desperfectos en el parquet por lo que en modo alguno debe considerarse necesario un acuchillado y barnizado.

 

  • La puerta del frigorífico, las manivelas, el rascador de la vitrocerámica y la válvula de desagüe.

 

  • Respecto del felpudo debe entenderse que tampoco procede, por cuanto a la parte demandada le hubiere correspondido acreditar que formaba parte del objeto arrendado y no lo ha hecho; no consta inventario alguno acompañado al contrato y tampoco se reseña el citado objeto en éste.

 

  • Tampoco puede resarcirse el arrendador, como pretende, de unos importes en concepto de incrementos de renta y de seguro de la vivienda. El inquilino satisfizo mensualmente a la arrendadora 970,31 euros ; debe entenderse que 950 euros en concepto de renta, siendo el resto por el seguro de la vivienda, no constando que la arrendadora le indicara lo incorrecto de tales importes ni tampoco que le comunicara el incremento que ahora pretende repercutirle.

Como hemos advertido, todos estos conceptos fueron obviados de la carga de culpa de los inquilinos, es por ello que ha condenado a los inquilinos a pagar solo una parte de los desperfectos y a la arrendadora a devolver la parte de la fianza y del aval restantes.

 

© mundojuridico.info - Fin del alquiler y el casero exige reparaciones

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.