Inclusión errónea en un registro de morosos
Popular en MundoJurídico | Consumo

Inclusión errónea en un registro de morosos

Según la doctrina del Tribunal Supremo, la inclusión errónea en un registro de mororos implica un atentado al derecho del honor del interesado.

Mediante este artículo sobre la inclusión errónea en un registro de morosos queremos resumir brevemente la doctrina del Tribunal Supremo sobre este aspecto y que conozcais el alcance y fundamentos que utiliza dicho Tribunal para considerar que existe una intromisión ilegítima en el derecho al honor de la persona afectada.

Como sabeís, la práctica totalidad de las entidades financieras y grandes compañias (telecomunicaciones, grupos de distribución, etc.) tienen a su alcance unos ficheros donde figuran anotadas las incidencias sobre pagos que una persona tiene contraídas. Son los famosos listados o ficheros de morosos, entre los que se encuentran por ser los mas conocidos el ASNEF, RAI, etcétera.

Ante todo hay que tener en cuenta, que la normativa básica por la que se regula la inclusión en los ficheros de morosos está recogida en la Ley Orgánica 15/1999 de protección de datos de caracter personal.

Aunque escribiremos sobre algunas consideraciones recogidas en esta Ley en posteriores artículos, solo quiero que os quedéis con el dato de la misma.

¿ Qué ocurre si se produce una inclusión errónea en un registro de morosos ?

Para contestar al título de este artículo, hemos de partir de la Sentencia del Pleno del Tribunal Supremo de 24 de abril de 2009, que sienta las líneas doctrinales e interpretativas (obligatorias para el resto de Tribunales) sobre esta cuestión.

          DOCTRINA DEL TRIBUNAL SUPREMO:

a)  El objeto de esta ley, como dice su artículo 1 es, precisamente, la protección de derechos fundamentales de las personas físicas y, especialmente, de su honor e intimidad personal y familiar y el artículo 29, se refiere a la información sobre solvencia patrimonial -es el caso de registros de morosos – y también, precisamente, su objetivo es la protección del ciudadano especialmente sobre informaciones erróneas: exige información facilitada por el propio interesado o con su consentimiento, o previa notificación o subsiguiente comunicación y, finalmente, exige la veracidad.

b)  Se sienta el criterio a tenor del cual la inclusión errónea en un registro de morosos constituye una intromisión ilegítima en el derecho al honor de la persona afectada en el caso de que tal mención no fuera debida. Se aplica así la Ley Orgánica 1/1982, 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, cuyo artículo 7.7 tipifica la intromisión ilegítima en el derecho al honor y el artículo 9.3 proclama la presunción iuris et de iure  («no admite prueba en contrario») de la existencia del perjuicio y su extensión al daño moral.

c)  Se reitera la doctrina en la que se contempló el caso de la inclusión de una persona en el «Registro de Aceptaciones Impagadas» conocido por RAI por impago de unas letras de cambio cuya firma en la aceptación era falsa y dice, respecto a tales registros, que:

«… es práctica bancaria que exige una correcta utilización, por lo que ha de rechazarse cuando se presenta abusiva y arbitraria como aquí sucede, ya que evidentemente la inclusión en el RAI resulta notoriamente indebida y no precisamente por error cuando era conocido que no se trataba de persona morosa».

d)  Respecto a la vulneración del derecho al honor, concluye que:

«… lo conforma el hecho probado de la inclusión indebida en el registro de morosos, por deuda inexistente, lo que indudablemente, sobre todo tratándose de una persona no comerciante, supone desmerecimiento y descrédito en la consideración ajena ( artículo 7-7º Ley Orgánica 1/82 ), pues esta clase de registros suele incluir a personas valoradas socialmente en forma negativa o al menos con recelos y reparos, sobre todo cuando se trata de llevar a cabo relaciones contractuales con las mismas».

e)  Sobre inclusión errónea de una persona en el llamado «registro de morosos», esta Sala en pleno, ha resuelto como doctrina jurisprudencial que, como principio, la inclusión en un registro de morosos, erróneamente, sin que concurra veracidad, es una intromisión ilegítima en el derecho al honor, por cuanto es una imputación, la de ser moroso, que lesiona la dignidad de la persona y menoscaba su fama y atenta a su propia estimación.

f)  Cuando un ciudadano particular o profesionalmente comerciante, se ve incluido en dicho registro, le afecta directamente a su dignidad, interna o subjetivamente e igualmente le alcanza, externa u objetivamente en la consideración de los demás, ya que se trata de un imputación de un hecho consistente en ser incumplidor de su obligación pecuniaria que, como se ha dicho, lesiona su dignidad y atenta a su propia estimación, como aspecto interno y menoscaba su fama, como aspecto externo. Y es intrascendente el que el registro de morosos haya sido o no consultado por terceras personas, ya que basta la posibilidad de conocimiento por un público, sea o no restringido y que esta falsa morosidad haya salido de la esfera interna del conocimiento de los supuestos acreedor y deudor, para pasar a ser de una proyección pública.   Sí, además, es conocido por terceros y ello provoca unas consecuencias económicas (como la negación de un préstamo hipotecario) o un grave perjuicio a un comerciante (como el rechazo de la línea de crédito) SERÍA INDEMNIZABLE, además del daño moral que supone la intromisión en el derecho al honor y que impone el artículo 9.3 de la mencionada Ley de 5 de mayo de 1982.

¿Cómo se determina la cuantía de la indemnización por inclusión indebida en un registro de morosos?

El Tribunal Supremo dice que no hay que establecer la indemnización con carácter simbólico sino que existen unos elementos que son los que hay que tener en cuenta para fijar dicha indemnización. Os recomendamos la lectura de nuestro artículo: «Indemnización por indebida inclusión en un registro de morosos«.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados