La acción de deslinde y la acción reivindicatoria

La doctrina del Tribunal Supremo ha establecido que la acción de deslinde y la acción reivindicatoria tienen objetivos distintos, son acciones separadas, y no está subordinada la segunda a la primera.

Las diferencias más importantes entre la acción de deslinde y la acción reivindicatoria han sido establecidas por la jurisprudencia, destacándose que la acción de deslinde excluye la contienda sobre la propiedad.

Dice la Sentencia del Tribunal Supremo de 3 de abril de 1999, que la ACCIÓN DE DESLINDE procede cuando los límites de los terrenos están confundidos, de forma tal que no se puede tener conocimiento exacto de la línea perimetral de cada propiedad ni su extensión. Cuando existe esa «confusión de linderos«, la acción de deslinde es la idónea. Está regulada en el artículo 384 Código civil.

Francisco Sevilla Cáceres -Abogado-

Francisco Sevilla Cáceres -Abogado-

En cambio el objetivo de la ACCIÓN REIVINDICATORIA es obtener el reconocimiento del derecho de dominio y, en consecuencia, la restitución de la cosa que indebidamente posee un tercero. Mediante ella, en definitiva, el propietario no poseedor hace efectivo su derecho a exigir la restitución de la cosa del poseedor no propietario. Está regulada, entre otros, en el artículo 348 Código Civil.

 

Algunas Sentencias importantes sobre la separación de la acción de deslinde y la acción reivindicatoria

 

Las Sentencias del Tribunal Supremo 743/2007, de 25 de junio y 657/2009, de 14 de octubre sostienen lo siguiente:

» «[…] Como afirma la sentencia de esta Sala de 10 de febrero de 1997, cuya doctrina recoge la más reciente de 25 junio 2007, la ACCIÓN REIVINDICATORIA tiene objetivos distintos de la de DESLINDE y sus diferencias las ha establecido la jurisprudencia (entre otras, sentencias de 11 de julio de 1988 y 27 de enero de 1995 ) siendo así que el DESLINDE excluye contienda sobre la propiedad; la misma sentencia razona en el sentido de que «…no desvirtúa la naturaleza de la acción de deslinde, el hecho de que su práctica y consiguiente amojonamiento de las fincas en La acción de deslinde y la acción reivindicatoriaconfrontación, represente componer físicamente las mismas, al delimitarlas material y externamente mediante el trazado de línea perimetral divisoria, precisándose de esta forma los derechos que corresponden a los titulares interesados, sin que ello suponga el ejercicio de acción REIVINDICATORIA alguna, pues no se pidió en el supuesto de autos la recuperación de un cuerpo cierto y perfectamente identificado, sino que la parte demandada dejara de poseer los terrenos de la propiedad del actor como consecuencia y resultado del deslinde postulado, lo que es inherente al acto delimitador de propiedad en cuanto fija su colindancia discrepante».

En definitiva, cuando se solicita el DESLINDE se está interesando igualmente que, una vez delimitadas las fincas, lo que corresponda al actor en virtud de tal delimitación quede bajo su posesión y se le reconozca la propiedad sobre tal extensión de terreno, lo que ciertamente puede comportar un cambio posesorio, pero ello es consecuencia propia del deslinde y en forma alguna requiere una expresa reivindicación inicial que en todo caso sería inconcreta y supeditada al resultado de aquél.[…]»

 

La Sentencia del Tribunal Supremo 132/2015, de 9 de marzo añade:

«[…] es preciso añadir que la acción de DESLINDE está separada de la REIVINDICATORIA. Aquélla requiere la titularidad dominical indubitada respectiva por parte del demandante y demandado sobre predios colindantes y confusión de sus linderos. Esta («reivindicatoria«) pretende la declaración de propiedad y recuperación de la posesión, respecto a cosa perfectamente identificada.[…]»

 

La Sentencia del Tribunal Supremo (Sala 1ª) de 14.06.2017:

«Pero además, tampoco podría apreciarse interés casacional por infracción de la doctrina del Tribunal Supremo porque ni siquiera se ha producido tal infracción. Como se deriva de la jurisprudencia del Tribunal Supremo que se acaba de exponer, la acción de DESLINDE y la acción REIVINDICATORIA tienen objetivos distintos, son acciones separadas, y no está subordinada la segunda a la primera, como pretende el recurrente.

Cuando se solicita el deslinde, la acción puede prosperar o no en función de que exista confusión de linderos. Cuando se ejercita la acción reivindicatoria, se estimará o no en función de que se acrediten los requisitos establecidos. Y a veces, pero no siempre, el deslinde puede condicionar la reivindicación porque la identificación de la finca es uno de los requisitos de la acción reivindicatoria.

Como recuerda la STS 524/2000, de 25 de mayo:

«[…] Pues así, como es doctrina jurisprudencial que no ha de confiarse a un necesario juicio de deslinde la determinación de la finca (S. 13 de octubre de 1.976, por todas), si es condición » sine qua non » la identidad inequívoca de la finca a reivindicar […]»».

© mundojuridico.info - La acción de deslinde y la acción reivindicatoria

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.