La acción negatoria de servidumbre

La acción negatoria de servidumbre tiene como finalidad obtener una sentencia que declare la inexistencia de una servidumbre.

La acción negatoria de servidumbre es una acción real que se concede al propietario o titular del dominio para defenderse contra una perturbación parcial.

Mediante esta acción, el propietario niega el derecho de su adversario y busca la declaración de que la cosa no está sujeta al derecho que otro se atribuye sobre la misma.

La Jurisprudencia ha establecido que la propiedad se presume libre y no se presumen las servidumbres ya que estas constituyen una derogación del derecho común de la propiedad.

Por tanto, la acción negatoria de servidumbre tiende a defender la propiedad frente a quien, sin título, trata de ejercitar sobre ella un derecho real, siendo su finalidad obtener un pronunciamiento de la inexistencia del gravamen.

La acción negatoria de servidumbre no se menciona en el Código Civil de forma expresa, pero es numerosa la jurisprudencia que proclama su existencia.La acción negatoria de servidumbre

La acción negatoria de servidumbre la interpone el dueño del predio (demandante) que quiere tener su propiedad libre frente a la persona que perturba la propiedad queriendo mantener o imponer la servidumbre (demandado).

Es el medio establecido para que el dueño de un predio consiga que se declare que su propiedad está libre del gravamen que el demandado pretende, siendo obligación de aquel  (el propietario) preocuparse solo de acreditar la existencia de su dominio, trasladándose la carga de la prueba, en cuanto a la existencia de la servidumbre, al demandado.

 

Requisitos para el éxito de la acción negatoria de servidumbre

1º.-  Que el demandante justifique su derecho de propiedad sobre el predio que se considera sirviente por el demandado.

 

2º.-  Que exista una perturbación en el goce de la propiedad del demandante por parte del demandado, al que corresponde la carga de la prueba de la servidumbre, cuya negación insta la parte demandante.

Las limitaciones del dominio son siempre objeto de interpretación restrictiva por los Tribunales, ya que el dominio se presume libre, por tanto, el actor (demandante) ha de acreditar su derecho de propiedad a través del correspondiente título y demostrar la perturbación que le ocasiona el predio colindante.

La servidumbre se define en nuestro Código Civil como un gravamen impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño.

El artículo 530 del Código civil dispone:

«La servidumbre es un gravamen impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño.

El inmueble a cuyo favor está constituida la servidumbre se llama predio dominante; el que la sufre, predio sirviente.»

 

Los caracteres del derecho de servidumbre son los siguientes:

1) ser un derecho real

2) recaer sobre cosa de otro

3) ser derogaciones al derecho común de propiedad;

4) constituir una relación entre predios.

 

Es imposible una servidumbre sobre cosa propia, pues las cosas sirven a su dueño por derecho de propiedad y no por derecho de servidumbre.  La servidumbre real o predial exige la existencia de dos predios, llamados predio dominante y sirviente.

 

Sentencia de la Audiencia Provincial de Ciudad Real (Sección 2ª), de 31.07.2017:

Pues bien sobre esas bases conceptuales fruto de una consolidad doctrina jurisprudencial, la mencionada acción negatoria de servidumbre ha de prosperar.

Efectivamente, la prueba documental obrante en autos y sobre todo la pericial practicada ha conseguido demostrar, sin lugar a dudas, que la pared sobre la que se ha apoyado el cobertizo es propiedad del actor (demandante)  pues no solo forma parte integrante de su vivienda sino que constituye el perímetro de la misma.

Ninguna duda presenta ese hecho. Si a ello le añadimos que el cobertizo instalado en el solar colindante se ha anclado o apoyado mediante tornillos y apoyos sobre dicha pared, resulta palmario que concurren los dos requisitos antes expuestos para el éxito de la referida acción negatoria lo que provoca la estimación del recurso.

En su consecuencia a) se declara que la pared existente en la parte trasera de la finca en Calle xxxxx de la localidad de xxxxxxx colindante con el solar del demandado, es propiedad del actor.
b) condeno al demandado a retirar a su costa los anclajes y tornillos que soportan y apoyan los postes de hierro y el tejado de chapa sobre la mencionada pared, con apercibimiento de ser realizado forzosamente y a su costa, debiendo abstenerse de hacerlo en el futuro sobre dicha pared.»

 

Sentencia del Tribunal Supremo 1024/2006, de 13 de octubre:

«Esta acción tiene por objeto que se declare que la cosa no está sometida a un derecho real de servidumbre del demandado y que se haga cesar el mismo; presumiéndose que la propiedad es libre, será el demandado el que deberá probar la existencia de la servidumbre: todo ello lo recuerda la sentencia de 24 de marzo de 2.003 y no plantea la menor duda.

A ello hay que añadir que el demandante, propietario, deberá acreditar la concreta perturbación que hace el demandado, como ejercicio de un derecho real: éste es el presupuesto de esta acción.

Simplemente, pueden recordarse dos matices: que no es objeto de esta acción la simple perturbación material o de hecho, sin parecer ejercicio alguno del derecho de servidumbre y que sí puede ser objeto de esta acción, ejercitándose como meramente declarativa, la declaración de que no hay servidumbre, aunque no se padezca perturbación alguna

 

OBSERVACIÓN:

Puede leer otros de nuestros artículos sobre este asunto :

La servidumbre de medianería 

La servidumbre de paso

© mundojuridico.info - La acción negatoria de servidumbre

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.