La falsedad documental

La falsedad documental. La falsedad documental presupone la existencia de un documento verdadero que se altera o falsifica, convirtiéndolo así en falso. La falsedad también puede consistir en la fabricación ex novo de un objeto o documento falso.

En este artículo analizamos la falsedad documental y sus distintas clases.

Antes de nada, analizamos algunas cuestiones previas:

Concepto penal de “documento”:

María José Arcas Sariot Abogada

María José Arcas Sariot -Abogada-

Como su propio nombre indica, las falsedades documentales han de recaer sobre un objeto material que tenga la consideración de documento.

El Código Penal aporta actualmente un amplio concepto penal de documento, según el cual «a los efectos de este Código se considera documento todo soporte material que exprese o incorpore datos, hechos o narraciones con eficacia probatoria o cualquier otro tipo de relevancia jurídica» (art.26 Código Penal).

 

Distinción entre falsedad falsedad material y falsedad ideológica:

1.-  La FALSEDAD MATERIAL supone una intervención física o material sobre el documento que está siempre presente en las conductas de falsificación (ejemplo: la acción de borrar la fecha de un documento para escribir otra en su lugar).

Las falsedades materiales  atentan en todo caso contra la autenticidad del documento y pueden presentarse en dos modalidades:

la alteración de un documento auténtico, en la que, al modificarse la declaración materializada en el documento, se atribuye a su autor una declaración que no coincide con la suya.

la simulación total o parcial de un documento, en la que se atribuye el documento a quien no intervino en su formación, dándose así lugar, en todo o en parte, a un documento inauténtico.

 

2.- La FALSEDAD IDEOLÓGICA afecta, en cambio, a la veracidad del documento: el documento es auténtico, pero no se corresponde con la realidad que tendría que ser en él reflejada (estas falsedades suponen, en esa medida, «la creación de una prueba documental auténtica de un hecho falso»),  (p.e. el comportamiento de un notario que da fe de la intervención en un acto de personas que no han intervenido realmente en él).

 

Clases de falsedad documental

 

1.-Falsedad en documentos públicos

Son documentos públicos los autorizados por un notario o empleado público competente, con las solemnidades requeridas por la Ley (art.1216 del Código Civil).

La falsedad documental

La Ley de enjuiciamiento civil efectúa una enumeración de los documentos que tienen esta consideración «a efectos de prueba en el proceso» (LEC art.317).

En resumidas cuentas, se incluyen aquí los documentos notariales, administrativos o judiciales, caracterizados en términos generales por la intervención de fedatarios públicos y por la especial fuerza probatoria que esa intervención les confiere (Código Civil art.217 s.).

 

2.-Falsedad en documentos oficiales

Se consideran como tales los documentos expedidos por los funcionarios públicos en el ejercicio de sus cargos o que procedan al menos de entidades o sujetos de Derecho público en el ámbito de sus funciones.

 

3.-Falsedad en documentos mercantiles

La jurisprudencia del Tribunal Supremo ha considerado que son documentos de comercio todos aquellos que consignan un acto o derecho de naturaleza mercantil, como las letras de cambio, los cheques, pagarés u otros títulos valores, balances y los demás documentos contables de las sociedades comerciales o las actas de las reuniones de sus órganos, las facturas, los albaranes o los recibos u otros justificantes de actos de comercio etc.

 

4-Falsedad en documentos privados

Son aquellos documentos que no tengan carácter público, ni oficial, ni mercantil como por ejemplo un  contrato privado de compraventa

Bien jurídico protegido en la falsedad documental

El bien jurídico tutelado a través de la incriminación de los delitos de falsedades documentales es la confianza de la que en el tráfico jurídico  gozan ciertos objetos (los documentos) como medios de prueba de la realidad a la que se refieren o, en otros términos, la confianza en la autenticidad  del documento y en la veracidad de su contenido probatorio

De esta concepción material del bien jurídico protegido se desprenden importantes consecuencias para la delimitación del comportamiento típico en los delitos de falsedades:

1º- Dicho comportamiento, aparte de ser idóneo para inducir a error, haciendo pasar por legítimo o verdadero un signo ilegítimo o falso, ha de estar destinado a entrar en el tráfico jurídico y a producir efectos en él, de modo que si falta esta objetiva capacidad para inducir a error en el tráfico jurídico, bien porque la falsedad o falsificación sea excesivamente tosca o burda (TS 13-7-10; 29-3-11, ), o bien porque no esté en absoluto destinada a su puesta en circulación (p.e. falsificaciones efectuadas por puro afán de coleccionismo, a título de juego o con ánimo de ejercitarse) habrá que rechazar la existencia de un delito de falsedad documental, por más que formalmente se hayan cumplido sus respectivos requisitos típicos; y

2º- Por otra parte, la falsedad para ser típica ha de incidir sobre aspectos esenciales del documento de que se trate, que son aquellos que afectan en definitiva a las funciones de garantía y de prueba que el documento está llamado a cumplir (TS 22-3-10, ).

De lo contrario nos hallaremos ante la llamada falsedad inocua que ha sido despenalizada por nuestra jurisprudencia ( Sentencia del TS 5 -7-07 y ST 9-10-08).

 

Pena por la falsedad documental

Nuestro Código Penal establece las siguientes penas:

Los arts 390 y siguientes del Código Penal establecen penas que van desde la PRISIÓN de TRES a SEIS  AÑOS y multa que varían en función de la falsedad documental cometida

© mundojuridico.info - La falsedad documental

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Directorio Murojurídico

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.