Inmaculada castillo

La figura del Albacea

A continuación vamos a explicar qué es y en qué consiste la figura del Albacea, así como sus funciones.

¿Qué representa la figura del Albacea?

La figura del albacea es una persona nombrada por el causante en su testamento, cuya función es, básicamente, velar por el cumplimiento del contenido del testamento, administrar sus bienes, y, llegado el caso, dividirlos entre los herederos según la voluntad del testador.

Esta figura es totalmente voluntaria y la persona nombrada puede rechazarla, no obstante hay que tener cuidado ya que si el nombrado albacea conocía de esta designación, o una vez conocida no renuncia en un plazo de seis días, se entenderá que acepta el cargo.

Además, renunciar a la figura del albacea sin causa justa (por ejemplo, tener una incapacidad o estar enfermo), es motivo suficiente para perder todo lo que el testador le haya dejado en forma de legado, salvo, por supuesto, lo que corresponda por la legítima, si es que le corresponde algo.

¿Qué otras funciones tiene la figura del Albacea?

Entre las funciones asignadas a la figura del albacea, aparte de las que el testamento le encomiende, tenemos las siguientes:

  • Abonar los gastos del sepelio del testador, llevado a cabo según lo dispuesto en el propio testamento. Sin en el mismo no se indica nada, el funeral tendrá lugar de acuerdo a las costumbres del lugar.
  • Además, estará encargado de satisfacer todos aquellos legados consistentes en el pago de determinadas cantidades de dinero.
  • Finalmente, deberá tomar todas las precauciones necesarias de cara a conservar los bienes de la herencia.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados