Legitimación para ejercer la acción de precario

Legitimación para ejercer la acción de precario

Quienes están legitimados para ejercer la acción de desahucio por precario para recuperar un bien ocupado por persona sin posesión jurídica.

Se entiende que alguien tiene legitimación para ejercer la acción de precario cuando la ley le concede derecho a poseer una cosa que materialmente es poseída por otra persona carente de titulo posesorio alguno. 

Antes de ver algunas cuestiones relacionadas con la legitimación para ejercitar la acción de desahucio por precario, recordemos algunos conceptos:

¿Qué se entiende por precario?

El precario es aquella situación de hecho por el que una persona denominada precarista posee gratuitamente un bien ajeno sin ostentar título jurídico alguno.

Los Tribunales han ido ampliando el concepto del precario hasta comprender no solamente los supuestos en que se detenta un bien ajeno por mera liberalidad o tolerancia de su dueño de forma gratuita, sino también todos aquellos supuestos en los que  el demandado se halle en la tenencia de la cosa sin apoyarse en una posesión jurídica de la misma, faltando un título que justifique el goce de la posesión, ya porque no se ha tenido nunca, ya porque habiéndola tenido se pierda.

¿Quién ostenta legitimación para ejercer la acción de desahucio?

Según la doctrina del Tribunal Supremo para la viabilidad del desahucio por precario, la legitimación del actor ha de apoyarse en la posesión de la finca a título de dueño, usufructuario, o cualquier otro derecho a disfrutarla. En consecuencia, en el precario se reconoce legitimación activa a quien tiene derecho a poseer una cosa pero que es poseída materialmente por otra persona.

Es decir el demandante del precario tiene que acreditar un título de propiedad o posesión jurídica del bien frente al demandado que solo lo detenta por mera liberalidad sin título alguno y sin pagar renta o merced. 

El artículo 250.1.2ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que se seguirán las normas del juicio verbal las demandas:

“que pretendan la recuperación de la plena posesión de una finca rústica o urbana, cedida en precario, por el dueño, usufructuario o cualquier otra persona con derecho a poseer dicha finca.”

¿El nudo propietario tiene legitimación para ejercitar un desahucio por precario?

Entendemos que no tiene legitimación ya que el citado artículo 250.1.2º LEC circunscribe la legitimación para ejercitar la acción de desahucio en precario al dueño, es decir, al titular del pleno dominio, al usufructuario , o a quien ostente derecho a poseer la finca, condición que no concurre en el nudo propietario, privado de facultades posesorias.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid (Sección 14ª), de fecha 15.02.2011

“No puede olvidarse que el nudo propietario carece de cualquier facultad dispositiva sobre la posesión del bien, y es el usufructuario el único legitimado, como dispone el artículo 480 Código Civil, para disfrutar por sí mismo el bien usufructuado, arrendarlo o incluso ceder su derecho a título gratuito, como lo sería una cesión en precario, de donde se sigue que el nudo propietario carece de legitimación ad causam para instar el desahucio en precario al no detentar facultades posesorias, ni por tanto disponibilidad sobre lo que constituye el objeto del procedimiento.”

¿Ostentan legitimación los herederos para ejercitar el desahucio por precario?

Sobre este particular se ha expresado la doctrina y jurisprudencia, citando a modo de ejemplo la recogida por la sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra (Sección 1ª), en sentencia de fecha 14.09.2023, que dice lo siguiente:

En relación con la viabilidad en general de la acción de desahucio por precario en el caso de comunidades de bienes, la Sentencia del Tribunal Supremo 691/2020, de 21 de diciembre, recuerda la doctrina jurisprudencial, favorable a esta posibilidad:

“En cuanto a las situaciones de precario en las comunidades de bienes y, en particular, en las comunidades hereditarias, la jurisprudencia de esta sala ha admitido la facultad legal de cada coheredero de servirse de las cosas comunes, pero ha precisado que la utilización de la finca por uno solo de los partícipes en la comunidad hereditaria, que excluya el uso de los demás, es ilegitimo.”

En las sentencias de 8 de mayo de 2008 y 26 de febrero de 2008 , esta sala (AP de Pontevedra) declaró que:

“si algún heredero, hace uso exclusivo de algún bien, al no tener título que ampare su posesión, se coloca como precarista siendo viable la acción ejercitada, más esa concepción en modo alguno puede comportar la inexistencia del derecho a coposeer como lógica emanación del derecho de propiedad, no encontrándonos, ante una posesión sin título, sino ante un posible abuso en el ejercicio del derecho, exceso que queda determinado por el uso en exclusiva de un concreto bien, necesariamente comporta el implícito derecho a poseer en cuestión por parte de los coherederos”.

En el mismo sentido en la sentencia de 29 de julio de 2013 declaramos:

“el supuesto en cuestión se encuadra metodológicamente en el ámbito de la protección posesoria de las cosas comunes de la herencia durante el período de indivisión de la misma ( artículos 445 y 450 del Código Civil ), de forma que, aunque se admite la coposesión, y su tutela, ello no autoriza a ningún coheredero a que posea con carácter exclusivo un bien que pertenece pro-indiviso a la comunidad hereditaria. Lo actuado en este sentido comporta una clara extralimitación objetiva del derecho de posesión del coheredero y como tal un perjuicio o despojo injustificado para el resto de los coherederos […] su posesión en exclusiva o excluyente del bien hereditario comporta una extralimitación de su derecho de coposesión carente, por tanto, de una necesaria cobertura formal de derecho […]”.

Esta misma doctrina jurisprudencial se reiteró en la sentencia 74/2014, de 14 de febrero.”

Por tanto, no hay duda de que la jurisprudencia admite el ejercicio de la acción de precario por la comunidad hereditaria y frente al coheredero que disfruta de la cosa en exclusiva, aunque fuere por concesión graciosa del causante. Criterio que, según explica la Sentencia del Tribunal Supremo 547/2020, de 16 de septiembre de 2010, se justifica en que

“estando pendiente el estado de indivisión hereditaria que precede a la partición y teniendo ésta el carácter de operación complementaria que resulta indispensable para obtener el reconocimiento de la propiedad sobre bienes determinados de la herencia, no cabía admitir un uso exclusivo de un bien hereditario en favor de un determinado o particular coheredero“.

No es exigible un determinado porcentaje, ni en consecuencia mayoritario, para el ejercicio de la acción. Es criterio pacífico que, al igual que ocurre en la comunidad ordinaria y en la comunidad en régimen de propiedad horizontal, cualquiera de los coherederos puede actuar en interés de la comunidad hereditaria. En efecto, aunque el Código Civil no contempla expresamente el ejercicio de acciones judiciales en defensa de los derechos en régimen de comunidad, a falta de acuerdo expreso o tácito de los comuneros para ejercitar la acción, según doctrina unánime, fundada en el art. 394 Código Civil, cualquiera de los comuneros está legitimado para comparecer en juicio en asuntos que afecten a los derechos de la comunidad, ya para ejercitarlos, ya para defenderlos.

Así, para el caso de la comunidad hereditaria, la Sentencia del Tribunal Supremo 78/2021, de 29 de marzo, señala:

” A partir de la Sentencia del Tribunal Supremo 547/2010, de 16 de septiembre , es jurisprudencia consolidada el reconocimiento del ejercicio de la acción de desahucio por precario entre coherederos y en beneficio de la comunidad. Esta doctrina se fundamenta en la idea de que, durante el período de indivisión que precede a la partición, todos los coherederos tienen título para poseer como consecuencia de su participación en la comunidad hereditaria, pero ese título no ampara una posesión en exclusiva y excluyente de un bien común por un coheredero.”

La mencionada Sentencia del Tribunal Supremo 547/2010, de 16 de septiembre, con cita del art. 1068 Código Civil, puso fin a las discrepancias existentes en la jurisprudencia menor en torno a la procedencia de la acción de desahucio por precario entre coherederos, precisamente por entender que, mientras persiste la situación de indivisión, todos los herederos tienen título para poseer, pero no para poseer en exclusiva, por lo que cualquiera está legitimado para poner fin a la posesión exclusiva y excluyente de otro coheredero:

” […] la partición hereditaria tiene por objeto la transformación de las participaciones abstractas de los coherederos sobre el patrimonio relicto en titularidades concretas sobre bienes determinados, bien en propiedad exclusiva, bien en proindivisión , ya que, efectivamente, de la comunidad hereditaria puede pasarse, por vía de partición, a un estado de indivisión regido por las normas de la comunidad ordinaria, o por cuotas o romana ( artículo 392 del Código Civil ), ( SSTS de 20 de octubre de 1992 , 25 de abril de 1994 , 6 de marzo de 1999 , 28 de junio de 2001 y 25 de junio de 2008 ).

[…] Esta Sala tiene declarado que “Hasta que no se efectúe la partición por cualquiera de los medios admitidos en Derecho no adquieren los herederos la propiedad exclusiva de cualquier bien hereditario” ( SSTS de 3 de junio de 2004 y 17 de diciembre de 2007 ).

[…] En el período de indivisión que precede a la partición hereditaria los herederos poseen el patrimonio del causante colectivamente, permaneciendo indeterminados sus derechos hasta que la partición se realiza, y en este estado de indivisión, ningún heredero puede reclamar para sí, sino para la comunidad hereditaria ( SSTS de 25 de junio de 1995 ). La partición tiene carácter de operación complementaria de la transmisión y es siempre indispensable para obtener el reconocimiento de propiedad sobre bienes determinados ( STS de 4 de mayo de 2005)”.

Francisco Sevilla Cáceres

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundo Jurídico Info S.L.P, es el responsable del tratamiento de los datos personales del Usuario, por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

  • Fin del tratamiento: mantener una relación de envío de comunicaciones y noticias sobre nuestros servicios y productos a los usuarios que decidan suscribirse a nuestro boletín. Igualmente utilizaremos sus datos de contacto para enviarle información sobre productos o servicios que puedan ser de interés para el usuario y siempre relacionada con la actividad principal de la web, pudiendo en cualquier momento a oponerse a este tratamiento. En caso de no querer recibirlas, mándenos un email a: info@mundojuridico.info indicándonos en el asunto “No Publi”.
  • Legitimación: está basada en el consentimiento que se le solicita a través de la correspondiente casilla de aceptación.
  • Criterios de conservación de los datos: se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesario para tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos.
  • Destinatarios: no se cederán a ningún tercero.
  • Derechos que asisten al Usuario:
    1. Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho a oponerse y a la portabilidad de los datos personales. Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al su tratamiento.
    2. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control si no ha obtenido satisfacción en el ejercicio de sus derechos, en este caso, ante la Agencia Española de protección de datos

Puede ejercer estos derechos mediante el envío de un correo electrónico o de correo postal, ambos con la fotocopia del DNI del titular, incorporada o anexada:

Si desea ampliar información sobre la política de privacidad de nuestra empresa, puede hacerlo en el siguiente enlace: https://www.mundojuridico.info/politica-de-privacidad/

Destacados