Limitación de pagos en efectivo

Limitación de pagos en efectivo

Limitación de pagos en efectivo superiores a 2.500 euros

¿Cuál es la limitación de pagos en efectivo según la ley establecida por el Gobierno?

Hoy vamos a recordar la limitación de pagos en efectivo establecida por el Gobierno en el año 2012, mediante la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, el Gobierno estableció la limitación de pagos en efectivo respecto de determinadas operaciones, con un importe superior o igual a 2.500 euros.

El artículo 7 de la Ley 7/2012, establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera. Es decir, en una operación donde una de las partes o ambas, actúen en su calidad de empresarios o profesionales, no podrán efectuarse el pago de dicha operación en efectivo.

No obstante, el citado importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional.

Si bien debemos tener en cuenta a efectos del cálculo de las cuantías indicadas, que debemos sumar los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios, es decir, el calculo de la cuantía, debemos hacerlo por operación independientemente de que el pago se fraccione.

Ejemplo sobre las limitaciones de pagos en efectivo:

Si compramos un coche a un empresario (siempre que éste intervenga como empresario), por importe de 3.000 €, aún cuando el pago lo fraccionemos en tres plazos, emitiéndonos incluso, diferentes facturas, el pago no podremos realizarlo en efectivo, pues el valor de la operación son 3.000 euros.

A los efectos de esta limitación de pagos en efectivo superiores a 2.500 €, debemos entender por efectivo los medios de pago definidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo. En particular, se incluyen:

  • El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros
  • Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda
  • Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador

Respecto de las operaciones que no se puedan pagar en efectivo, los intervinientes en dichas operaciones deberán conservar los justificantes del pago (justificante de la transferencia por ejemplo), por si la Agencia Tributaria nos lo requiere, durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo, para acreditar que se efectuó a través de alguno de los medios de pago distintos al efectivo y por tanto que hemos cumplido la norma.

No obstante, lo expuesto anteriormente, la Ley no establece esta limitación de pagos en efectivo superiores a 2.500 €, a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.

El incumplimiento de esta limitación de pagos en efectivo, es constitutivo de infracción administrativa, siendo los infractores, tanto las personas o entidades que paguen como las que reciban total o parcialmente cantidades en efectivo incumpliendo la limitación indicada.

Tanto el pagador como el receptor responderán de forma solidaria de la infracción que se cometa y de la sanción que se imponga, dirigiéndose la Agencia Estatal de Administración Tributaria indistintamente contra cualquiera de ellos o contra ambos.

El incumplimiento de esta limitación, esta graduado legalmente como infracción grave, siendo la base de la sanción, es decir, la cuantía que la Agencia Tributaria tomará como punto de salida para el calculo de la sanción, será la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros, o su contravalor en moneda extranjera, según se trate de uno u otro de los supuestos anteriormente mencionados.

Una vez determinada la base de la sanción, la misma consistirá en multa pecuniaria proporcional del 25 por ciento de la base de la sanción.

Si bien debemos tener muy en cuenta, que la Agencia Tributaria, no sancionará por no haber lugar a responsabilidad por infracción, a la parte que intervenga en la operación, cuando ésta denuncie ante la Agencia Tributaria, dentro de los tres meses siguientes a la fecha del pago efectuado en incumplimiento de la limitación, la operación realizada, su importe y la identidad de la otra parte interviniente.

La denuncia que pudiera presentar con posterioridad la otra parte interviniente en la operación, se entenderá por no formulada. La presentación simultánea de denuncia por ambos intervinientes no exonerará de responsabilidad a ninguno de ellos. En este enlace os dejo la denuncia a formular ante la Agencia Tributaria.

La infracción mencionada prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido. La sanción derivada de la comisión de la infracción prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impone la sanción.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados