Nuevo marco legal del comercio a distancia
Popular en MundoJurídico | Noticias

Nuevo marco legal del comercio a distancia

El Gobierno fija un nuevo marco legal del comercio a distancia para evitar cláusulas abusivas.

Este nuevo anteproyecto de ley busca sobre todo mejorar la garantía del consumidor en determinados aspectos de la venta de bienes de consumo. Además, corregirá las disparidades existentes en esta materia entre la legislación española y la europea en este tema, ya que en el comercio online, la brecha era todavía muy elevada.

Esta nueva reforma también representa un refuerzo para la seguridad jurídica en esta materia, tanto para los consumidores, como para los empresarios. Ya que eleva el nivel de protección de ambos, y además, para los consumidores, amplía la información que reciben en los contratos a distancia o fuera de establecimiento, los cuales son cada vez más comunes. Junto a todo ello mejora también el derecho de desistimiento y regula las consecuencias de la falta de información.

Sirva a modo de ejemplo ilustrativo que a partir de ahora, el empresario deberá facilitar información precontractual, es decir, antes de cerrar ningún acuerdo, de forma clara y sencilla, y por lo menos, en castellano. También deberá informar de la existencia de depósitos u otras garantías que tenga que pagar el empresario, así como de las condiciones del servicio de postventa si lo hubiere y las garantías comerciales que se otorguen, en otras palabras, no se va a poder endosar al consumidor la constitución de servicios de venta o establecimientos de garantías.

En el caso de los contratos a distancia, el empresario deberá velar para que el consumidor, al efectuar un pedido por internet, confirme que es consciente de todos los elementos que tiene que pagar a través de un mecanismo específico, de tal forma que el precio final real a pagar sea conocido antes de confirmar la transacción, evitando así recargas sorpresa posteriores. Además, en los casos en los que el empresario se pone en contacto con el consumidor vía telefónica, la oferta deberá ser confirmada por escrito o por otro soporte de naturaleza duradera, como por ejemplo el correo electrónico o un mensaje de texto.

Otra de las novedades gira en torno al derecho de desistimiento, que se amplía de 7 a 14 días naturales; si el consumidor no es informado de este derecho, el plazo se amplía entre 3 y 12 meses. La norma siempre irá acompañada de un formulario de desistimiento para que puedan usarlo tanto consumidores como empresarios.

Para que las reclamaciones estén garantizadas, el empresario entregará siempre al consumidor una clave identificativa y un justificante por escrito en soporte duradero mientras que, en el caso de ofrecer una línea telefónica, el uso de esta línea no puede tener un coste superior al de la tarifa básica. La norma también pone fin a las cargas añadidas a la hora de pagar y pide el consentimiento expreso para que se produzcan pagos adicionales, es decir, marcar siempre en positivo y no a la inversa.

Finalmente se han modificado las cláusulas abusivas para que en los contratos haya un equilibrio y no se vea siempre favorecida la parte más fuerte.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados