Nulidad de la compra de acciones de Bankia

Nulidad de la compra de acciones de Bankia

La comercialización de la salida a Bolsa de Bankia. Consideraciones sobre la nulidad de la compra de acciones de Bankia.

El Tribunal Supremo, en sentencia dictada el 27.01.2016, ha anulado la adquisición de acciones con ocasión de la oferta pública efectuada en 2011. La escandalosa salida a Bolsa de Bankia (antigua Caja Madrid) y el falseamiento de sus datos contables hicieron que muchos ciudadanos, confiados en la aparente situación solvente de la entidad, adquiriesen acciones de dicha compañía. Mediante este artículo y sin que ello signifique que el tema se haya cerrado hasta que no leamos la sentencia del Tribunal Supremo, vamos a efectuar un resumen de las consideraciones efectuadas por las sentencias que ya se han venido dictando por Juzgados y Audiencias Provincial, para que conozcáis las razones por las que se declara la nulidad de la compra de acciones de Bankia como consecuencia de su salida a Bolsa.

Antecedentes de hecho:

1.-  Se solicita por un matrimonio la nulidad de la compra de acciones de Bankia.

2.-  La Sentencia dictada por el Juzgado de Instancia desestima la demanda contra Bankia y el matrimonio pierde el pleito.Nulidad de la compra de acciones de Bankia

3.-  Recurrida en apelación, la Audiencia Provincial revoca la sentencia anterior, considerando la NULIDAD de la compra de acciones de Bankia.

Razonamientos más relevantes de la sentencia:

1º.-  Las acciones compradas a Bankia son un producto financiero regulado en la Ley de Mercado de Valores de 1988. Dicha normativa se estructura sobre un pilar básico, cual es, la protección del inversor, al estar ante un mercado de negociación de títulos de riesgo. Se impone, por tanto, a las entidades financieras que ofertan tales valores (acciones) prestar una información fidedigna, suficiente, efectiva, actualizada e igual para todos.

2º.-  En el caso presente, “compra de acciones de Bankia” nos encontramos ante una Oferta Púbica de Suscripción (OPS) y Admisión a Negociación de Acciones, definida en el artículo 30 bis de la Ley Mercado de Valores, («.. toda comunicación a personas en cualquier forma o por cualquier medio que presente información suficiente sobre los términos de la oferta y de los valores que se ofrecen, de modo que permita a un inversor decidir la adquisición o suscripción de estos valores «).

3º.-  Cuando se venden acciones como vía de financiación, el legislador impone un deber especifico y especial de información, regulado de forma exhaustiva, cual es, la publicación de un «FOLLETO INFORMATIVO», confeccionado por el emisor (Bankia), quien, a su vez, debe aportarlo a una autoridad pública, al caso, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (en adelante CNMV), para ser aprobado y registrado como requisito indispensable para poder realizarse la oferta pública de suscripción. Por consiguiente, el folleto informativo se revela como un deber esencial constituyendo el instrumento necesario e imperativo por el cual el inversor va a tener y conocer los elementos de juicio, necesarios y suficientes, para decidir la suscripción de tales acciones.

4º.-  El folleto que debe publicarse en caso de oferta pública o admisión a cotización de valores debe informar suficientemente al público de los riesgos del emisor, explicitados en los «activos y pasivos, la situación financiera, los beneficios y pérdidas, así como las expectativas del emisor; el fin no es otro que el inversor evalúe la situación económica de la sociedad anónima que le oferta pasar a ser accionista, determinante a la hora de decidir si invierte o no.

5º.-  El inversor tiene la garantía jurídica y confianza -dado que esos datos del folleto son confeccionados por el emisor- que un organismo de supervisión, control y regulador del mercado de valores, ha verificado la aportación instrumental (cuentas contables) de la sociedad emisora y que el contenido del folleto es acorde y coherente con las mismas y que va ser comprendido y entendido de forma accesible por el inversor y sólo con su aprobación puede autorizarse dicha emisión de oferta pública.

6º.-  Resulta evidente que los datos económico financieros del emisor (Bankia) deben ser REALES, VERACES, OBJETIVOS y ACTUALIZADOS.

7º.-  La compra de acciones, como instrumento financiero, no es un producto de inversión complejo, por tanto, ya en su suscripción (mercado primario) ya en su compra (mercado secundario), no son necesarias las exigencias informativas de mayor rigor y nivel que la Ley del Mercado de Valores impone para productos complejos; en concreto, no resulta preceptiva la necesidad de practicar un test de conveniencia o idoneidad.

8º.-  En el presente caso, no nos encontramos ante una compra de acciones emitidas y cotizadas, sino ante la suscripción de nuevas acciones por la oferta de emisión pública de Bankia (que salió a Bolsa el 20/7/2011), donde la información del folleto de dicha emisión, es un dato esencial y transcendental, que debe contener los datos económicos financieros correctos, veraces y reales de la entidad, además de una información entendible y comprensible.

9º.-  El folleto público y divulgado por Bankia S.A. pone de relieve la solvencia de dicha entidad y de unos beneficios anunciados de 309 millones de euros. Es notorio por conocido de forma absoluta que las cuentas finales de la entidad demandada del ejercicio 2011 reflejan unas pérdidas reales y efectivas de 3.030 millones de euros. Igualmente es notorio el hecho de la petición y consecuente intervención estatal de Bankia S.A. con la oportuna inyección de capital público.

10º.-  Teniendo presente esos dos datos objetivos acreditados, debe este Tribunal resaltar que estamos ante el mismo y único ejercicio social (2011) de Bankia SA y el folleto está registrado y publicitado a mediados de 2011 y el resultado final contable auditado de ese ejercicio, aprobado definitivamente y depositado públicamente, es radical, absoluta y completamente diferente y diverso de lo informado y divulgado en el folleto. Es evidente la enorme y sustancial disparidad en los beneficios y pérdidas reales dentro del mismo ejercicio (con una mera diferencia semestral) revelador, dadas las cuentas auditadas y aprobadas, que la sociedad emisora se encontraba en situación de graves pérdidas, hasta el punto, que Bankia S.A. solicitó, pocos meses después de tal emisión, la intervención pública para no entrar en concurso de acreedores. Por consiguiente, las mismas cuentas auditadas y aprobadas del ejercicio 2011, determinan que la situación financiera narrada en el folleto informativo y las perspectivas del emisor, no fueron reales, no reflejaban ni la imagen de solvencia publicitada y divulgada, ni la situación económico financiera real.

11º.-  Se ha producido un error (artículos 1255 y 1256 Código Civil) que recae sobre las condiciones de la cosa que indudablemente han motivado su celebración, siendo relevante y esencial, por las siguientes consideraciones:

  • Se anuncia y explicita públicamente al inversor, una situación de solvencia económica con relevantes beneficios netos de la sociedad emisora de las nuevas acciones , además con unas perspectivas, que no son reales.
  • Esos datos económicos, al encontrarnos ante un contrato de inversión, constituyen elementos esenciales de dicho negocio jurídico, puesto que con los datos ofrecidos el público inversor evalúa y decide su suscripción.
  • Siendo contratos de suscripción de nuevas acciones, donde prima la obtención de dividendos, la comunicación pública de unos beneficios millonarios, resulta determinante en la captación y prestación del consentimiento.
  • La información está confeccionada por el emisor (Bankia S.A.) con un proceso de autorización del folleto y por ende de viabilidad de la oferta pública supervisado por un organismo público, generando confianza y seguridad jurídica en el inversor.

12º.-  Los efectos de la nulidad de la compra de acciones de Bankia determinan que se condene a dicha entidad a DEVOLVER EL IMPORTE DE LA SUSCRIPCIÓN DE LAS ACCIONES, más los intereses legales.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Info

Mundo Jurídico Info S.L.P, es el responsable del tratamiento de los datos personales del Usuario, por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

  • Fin del tratamiento: mantener una relación de envío de comunicaciones y noticias sobre nuestros servicios y productos a los usuarios que decidan suscribirse a nuestro boletín. Igualmente utilizaremos sus datos de contacto para enviarle información sobre productos o servicios que puedan ser de interés para el usuario y siempre relacionada con la actividad principal de la web, pudiendo en cualquier momento a oponerse a este tratamiento. En caso de no querer recibirlas, mándenos un email a: info@mundojuridico.info indicándonos en el asunto “No Publi”.
  • Legitimación: está basada en el consentimiento que se le solicita a través de la correspondiente casilla de aceptación.
  • Criterios de conservación de los datos: se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesario para tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos.
  • Destinatarios: no se cederán a ningún tercero.
  • Derechos que asisten al Usuario:
    1. Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho a oponerse y a la portabilidad de los datos personales. Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al su tratamiento.
    2. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control si no ha obtenido satisfacción en el ejercicio de sus derechos, en este caso, ante la Agencia Española de protección de datos

Puede ejercer estos derechos mediante el envío de un correo electrónico o de correo postal, ambos con la fotocopia del DNI del titular, incorporada o anexada:

Si desea ampliar información sobre la política de privacidad de nuestra empresa, puede hacerlo en el siguiente enlace: https://www.mundojuridico.info/politica-de-privacidad/

Destacados