El pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio

28 de marzo, 2019
5 comentarios

El pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio, y como tal, en caso de divorcio, no puede imponérsele el pago a uno solo de los cónyuges.

Antes de entrar a analizar la afirmación de que el pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio, expliquemos brevemente algunas cuestiones previas para comprende el sentido de esta frase.

1º.- Cuando cesa la convivencia del matrimonio, por divorcio o separación, se impone a los cónyuges la obligación de «contribuir a las cargas del matrimonio» (art. 90 d) y 91 Código Civil).

Inmaculada Castillo Jiménez. Abogada

Inmaculada Castillo Jiménez. Abogada

2º.-  El concepto «cargas del matrimonio» es un concepto abierto que ha sido objeto de distintas interpretaciones, discutiéndose si el pago de las cuotas hipotecarias de la vivienda familiar pendientes de abonar son o no una carga familiar.

3º.-  La moderna doctrina en derecho de familia ha considerado en estos últimos años que se debe distinguir entre lo que se considera carga del matrimonio, según los artículos 90 d)  y 91 del Código Civil y la obligación de pago del préstamo hipotecario, que corresponde a la sociedad de gananciales y va ligado a la adquisición de la propiedad del bien.

 

Razonamientos para afirmar que el pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio.

El Tribunal Supremo, entre otras, en sentencias de 5.11.2008 y 28.03.2011, expone los argumentos que justifican esta afirmación, y responde a la siguiente pregunta:

¿constituye o no carga familiar el préstamo hipotecario destinado a la adquisición de la vivienda familiar?

Y la respuesta es que los pagos pendientes de la hipoteca no se consideran «cargas del matrimonio«.

Las razones son:

a) La hipoteca que grava el piso que constituye la vivienda familiar no debe ser considerada como carga del matrimonio en el sentido que a esta expresión se reconoce en el art. 90 d) Código Civil, porque se trata de una deuda de la sociedad de gananciales y por lo tanto, incluida en el art. 1362 Código Civil.

Por lo tanto, mientras subsista la sociedad de gananciales, la hipoteca debe ser pagada por mitad por los propietarios del piso, es decir por los cónyuges.

El pago de las cuotas hipotecarias afecta al aspecto patrimonial de las relaciones entre cónyuges, porque si el bien destinado a vivienda se ha adquirido vigente la sociedad de gananciales, debe aplicarse lo dispuesto en el art. 1347.3 Código Civil, que declara la ganancialidad de los «bienes adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos».

La hipoteca, en este caso, se trata de una deuda de la sociedad de gananciales, porque se ha contraído por ambos cónyuges en su beneficio, ya que el bien adquirido y financiado con la hipoteca tendrá la naturaleza de bien ganancial y corresponderá a ambos cónyuges por mitad.

 

b) Dicho lo anterior, deben distinguirse dos tipos de gastos que pueden afectar a la vivienda familiar:El pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio

  • los relacionados con la conservación y mantenimiento del inmueble destinado a vivienda familiar, que sí tienen la categoría de cargas familiares aun después de la disolución del matrimonio.
  • el pago de las cuotas del préstamo hipotecario que ha permitido que ambos cónyuges hayan accedido a la propiedad por mitad del inmueble destinado a vivienda en tanto que bien ganancial, QUE NO TIENEN la consideración de carga familiar.

 

La Sentencia del Tribunal Supremo (Sala 1ª) de fecha 21.09.2016, vuelve a recordar lo que ya dijo en sentencias de 5.11.2008 y 28.03.2011:

«El motivo del recurso de casación se estima.

Nada declara la sentencia de la Audiencia sobre el préstamo hipotecario, si bien la del Juzgado lo considera una carga del matrimonio, pese a lo declarado por esta Sala que ha mantenido que no es tal carga sino una deuda de la sociedad de gananciales ( art. 1362.2 C. Civil).

Como tal deuda ha de ser afrontada al 50% por cada uno de los cónyuges, sin que pueda alterarse la obligación por razón del interés del menor, el cual debió de ser valorado a la hora de calcular la pensión por alimentos.»

 

El pago de las cuotas hipotecarias, es un problema que deberá tratarse en la liquidación de la sociedad de gananciales, que debe resolverse entre los cónyuges en el momento de la disolución y consiguiente liquidación del régimen.

 

CONCLUSION

La doctrina del Tribunal Supremo sobre la declaración de que el pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio, puede resumirse así:

«el pago de las cuotas correspondientes a la hipoteca contratada por ambos cónyuges para la adquisición de la propiedad del inmueble destinado a vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y como tal, incluida en el art. 1362.2º del Código Civil y no constituye carga del matrimonio a los efectos de lo dispuesto en los arts. 90 y 91 del Código Civil

© mundojuridico.info - El pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 Responses to El pago de la hipoteca no es una carga del matrimonio

  1. Lorenzo hidalgo en 22 de mayo, 2016 de 16:31

    Hola un saludo a todos..mi duda es: llevo 4 años divorciado,y yo e pagado mi 50% de hipoteca mes a mes sin faltar ni una cuota,mi ex mujer la paga tarde y lleva ya 3 cuotas sin pagar,el banco me apretaba a mi y me dicen que me lo cobrarán a mi,tambien me comentan que alarguemos la hipoteca y así pagar menos cada mes e incluyamos las cuotas pendientes en la hipoteca,m i ex mujer está de acuerdo pero yo no,mi pregunta es
    .es ella la que debe solucionar con el banco su problema,? Me pueden quitar a mi mi dinero??gracias y un saludo

    • Francisco Sevilla Cáceres en 23 de mayo, 2016 de 13:49

      Hola Lorezo:
      1.- El Banco puede dirigirse contra cualquiera de los dos por el impago de parte de la cuota hipotecaria, pues no olvides que ambos sois obligados solidarios.
      2.- Si tu ex mujer está teniendo problemas de pago, veo más aconsejable que pongais la cuota mas pequeña para que ella la pague, pues en caso de que no se efectúe el Banco puede cobrartela.
      Un saludo

      • Lorenzo hidalgo en 23 de mayo, 2016 de 16:51

        Muchísimas gracias por su aclaración..de todos modos la ley está fatal,no hay derecho,lo lógico sería venderla,ya que yo e tenido que rehacer mi vida y buscar una vivienda de alquiler,y si encima e de pagar la parte que le corresponde a ella,entonces no se como viviré.gracias un saludo

  2. texu en 5 de junio, 2016 de 6:43

    Teniendo en cuenta lo que comenta el artículo me gustaría saber si cuando se liquida la sociedad de gananciales se puede, disuelto el matrimonio, se puede liquidar también la hipoteca si no hay acuerdo con el exconyuge, es decir yo pago la mitad de lo que resta de hipoteca pero dejo de estar ligado a esa deuda con una persona con la que ya no comparto nada.

    • Inmaculada Castillo en 21 de junio, 2016 de 19:40

      Hola Texu,

      Lamentablemente habrá que estudiar el contrato de préstamo con garantía hipotecaria que firmasteis, pero la regla general es que los cónyuges firman de manera solidaria, por lo que aunque os divorcies y con independencia de lo que se recoja en la liquidación de gananciales, de cara al Banco ambos siguen teniendo la responsabilidad del pago de la deuda al 100%. También es cierto que se puede negociar con el Banco la opción que planteas.

      Un saludo y gracias por visitar Mundojuridico.info

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.