Plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo

El plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo en el Registro de la Propiedad será de cuatro años pudiendo prorrogarse por iguales plazos.

Hablamos sobre el plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo.

Es habitual que en un procedimiento judicial se solicite al Juez que se le embarguen bienes al que ha sido condenado en sentencia al pago de alguna cantidad cuando éste no la abona voluntariamente.

Francisco Sevilla Cáceres -Abogado-

Francisco Sevilla Cáceres -Abogado-

En estos casos el Juzgado librará un mandamiento al Registro de la Propiedad donde radique el inmueble o finca propiedad del demandado para que se anote el embargo preventivo sobre dicho bien a los efectos que todas las personas conozcan que el citado inmueble queda vinculado a ese procedimiento judicial.

Pero una vez anotada en el Registro de la Propiedad la anotación preventiva de embargo esta no tiene una duración indefinida.

La Ley establece un plazo de caducidad de esa anotación preventiva. Veamos dónde se regula y qué plazo se establece:

 

Plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo

Plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo

Nos centramos en aquellas anotaciones preventivas de embargo posteriores al 8 de enero de 2001, ya que antes de esa fecha el tratamiento era distinto.

El artículo 86 de la Ley Hipotecaria (LH), que es la norma que regula el plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo dispone:

ARTÍCULO 86 LH:

“Las anotaciones preventivas, cualquiera que sea su origen, caducarán a los cuatro años de la fecha de la anotación misma, salvo aquellas que tengan señalado en la Ley un plazo más breve. No obstante, a instancia de los interesados o por mandato de las autoridades que las decretaron, podrán prorrogarse por un plazo de cuatro años más, siempre que el mandamiento ordenando la prórroga sea presentado antes de que caduque el asiento. La anotación prorrogada caducará a los cuatro años de la fecha de la anotación misma de prórroga. Podrán practicarse sucesivas ulteriores prórrogas en los mismos términos.

La caducidad de las anotaciones preventivas se hará constar en el Registro a instancia del dueño del inmueble o derecho real afectado.”

 

Por tanto el PLAZO de duración de la anotación preventiva de embargo será de CUATRO AÑOS.

Ello no significa que antes de ese plazo, el interesado pueda solicitar al Juzgado que se prorrogue el embargo. En ese caso la prórroga durará otros CUATRO AÑOS, y así sucesivamente.

Lo IMPORTANTE es recordar que se ha de solicitar la prórroga de la anotación preventiva de embargo antes de que estemos cerca del cumplimiento de los 4 años, pues de hacerse después se habrá producido la caducidad de dicha anotación, dejando de tener efectos jurídicos.

Para la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) hay que estar al momento de presentación del mandamiento de la prórroga, por lo que si dicho mandamiento se ha dictado con anterioridad al transcurso de los CUATRO AÑOS pero se presenta con posterioridad, se estimará CADUCADA LA ANOTACIÓN PREVENTIVA DE EMBARGO.

Por eso es aconsejable solicitar al Juzgado tiempo antes de los CUATRO años la prórroga.

 

Resolución DGRN de 29.09.2017:

” 1.  Se debate en este expediente la posibilidad de prórroga de sendas anotaciones de embargo sobre dos fincas, concurriendo las siguientes circunstancias:

– Ambas anotaciones preventivas se practicaron inicialmente el día 2 de junio de 2009.

– Con posterioridad fueron objeto de prórroga mediante anotación practicada el día 20 de mayo de 2013.

– El mandamiento objeto de calificación que ordena nuevamente la prórroga de las mismas fue presentado en el Registro el lunes día 22 de mayo de 2017.

La Registradora deniega la práctica de la anotación de prórroga por considerar que a la fecha de presentación del mandamiento ya habían caducado las anotaciones correspondientes. 

 

2.  El artículo 86 de la Ley Hipotecaria dispone: «Las anotaciones preventivas, cualquiera que sea su origen, caducarán a los cuatro años de la fecha de la anotación misma, salvo aquellas que tengan señalado en la Ley un plazo más breve. No obstante, a instancia de los interesados o por mandato de las autoridades que las decretaron, podrán prorrogarse por un plazo de cuatro años más, siempre que el mandamiento ordenando la prórroga sea presentado antes de que caduque el asiento. La anotación prorrogada caducará a los cuatro años de la fecha de la anotación misma de prórroga . Podrán practicarse sucesivas ulteriores prórrogas en los mismos términos. La caducidad de las anotaciones preventivas se hará constar en el Registro a instancia del dueño del inmueble o derecho real afectado».

A la luz de lo establecido en este precepto, es constante la doctrina de este Centro Directivo que sostiene que la caducidad de las anotaciones opera «ipso iure», una vez agotado su plazo de vigencia (artículo 86 Ley Hipotecaria), careciendo desde entonces de todo efecto jurídico. Por tanto, o el mandamiento ordenando la prórroga se presenta antes de que transcurran los cuatro años de vigencia de la anotación, o, pasado ese plazo, la anotación caduca y dejar de producir efectos.

 

3.  Respecto al cómputo del plazo de cuatro años…..  habrá que estar a los dispuesto en la letra del artículo 109 del Reglamento Hipotecario que es suficientemente clara al respecto: «…Si los plazos estuviesen fijados por meses o años, se computarán de fecha a fecha. Cuando en el mes del vencimiento no hubiese día equivalente al inicial del cómputo, se entenderá que el plazo expira el último del mes. Si el último día del plazo fuese inhábil, su vencimiento tendrá lugar el primer día hábil siguiente».

Esta Dirección General ha aclarado además en el caso de las anotaciones preventivas dos cuestiones que habían generado algunas dudas:

Que el «dies a quo» para el cómputo de su caducidad es el de la misma anotación, y no, como en ocasiones se había planteado, la fecha del asiento de presentación del mandamiento en cuya virtud se practicó dicha anotación.

– Que, «dado que el plazo de vigencia señalado para las anotaciones preventivas en el artículo 86 Ley Hipotecaria debe ser considerado de Derecho sustantivo, pudiera pensarse que debe regirse por la regla señalada en el artículo 5 Código Civil, según la cual el cómputo no debe excluir los días inhábiles. Sin embargo, expresamente el artículo 109 del Reglamento Hipotecario en cuanto al cómputo de plazos fijados por meses o años, señala que se computarán de fecha a fecha y si el último día del plazo fuese inhábil, su vencimiento tendrá lugar el primer día hábil siguiente».

 

4.  En el supuesto de este expediente, las anotaciones preventivas habían sido practicadas el 2 de junio de 2009. Posteriormente fueron prorrogadas mediante anotación de fecha 20 de mayo de 2013. Por tanto, el plazo de cuatro años debe contarse tomando como «dies a quo» el día 20 de mayo de 2013. Consecuentemente, el último día de dicho plazo será el día 20 de mayo de 2017.

Pero, el día 20 de mayo de 2017 fue sábado y por tanto inhábil, conforme a lo dispuesto en el artículo 19, párrafo primero de la Ley 14/2013, de 27 de diciembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, que establece: «El Registro de la Propiedad y Mercantil estará abierto al público a todos los efectos, incluido el de presentación de documentos, de lunes a viernes desde las nueve a las diecisiete horas, salvo el mes de agosto y los días 24 y 31 de diciembre en que estará abierto desde las nueve a las catorce horas».

Por lo tanto el primer día hábil siguiente era el día 22 de mayo, lunes, que conforme a la legislación antes relacionada será también el último día de vigencia de las correspondientes anotaciones.

Teniendo en cuenta que ese día 20 de mayo, era igualmente inhábil para la presentación de documentos y dado que el mandamiento ordenando la prórroga fue presentado precisamente el día 22 de mayo, siguiente hábil, ha de considerarse factible la práctica de la anotación de prórroga por otros cuatro años más.

A la vista de lo expuesto, EL RECURSO HA DE SER ESTIMADO.

En consecuencia, esta Dirección General ha acordado estimar el recurso y revocar la nota de calificación de la registradora”

 

CONCLUSIÓN:

El plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo en el Registro de la Propiedad será de cuatro años pudiendo prorrogarse por iguales plazos.

© mundojuridico.info - Plazo de caducidad de la anotación preventiva de embargo

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.