Próximo Decreto de alquileres turísticos en Madrid

Próximo Decreto de alquileres turísticos en Madrid

Se aprueba el borrador del próximo Decreto de alquileres turísticos en Madrid con importantes consecuencias económicas para los apartamentos piratas.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha entrado de lleno en el nicho de los apartamentos turísticos y las viviendas en alquiler para vacaciones. Según el próximo decreto de alquileres turísticos en Madrid que aparece actualmente en el borrador aprobado a mediados de junio de 2014 por el Consejo de Gobierno de la Comunidad, se establece un régimen sancionador por el que la persona que decida alquilar su inmueble a turistas sin permisos y sea pillado se enfrenta a una multa de hasta 300.000 euros. Se trata de una infracción muy grave. La oferta, prestación de servicios y la realización de actividades, sin haber presentado la declaración responsable, exigida por la normativa turística, según precisa la Ley de Ordenación del Turismo de la Comunidad de Madrid, a la que se remite el nuevo Decreto.

De igual forma, serán sancionados con la misma cantidad los que se nieguen o impidan que los inspectores turísticos realicen su trabajo el que aporte información o documentos falsos. Asimismo, la Administración regional podrá suspender la actividad, o cerrar temporalmente el establecimiento, locales o instalaciones. Dependiendo del grado de gravedad puede imponerse el cierre o la multa y la clausura.

El próximo Decreto de alquileres turísticos en Madrid establece, claramente, dos categorías. Por un lado, están los apartamentos turísticos, que son inmuebles que se encuentran en un mismo edificio. Están integrados por unidades de alojamiento complejas, dotadas de instalaciones, equipamiento y servicios en condiciones de ocupación inmediata, destinados de forma habitual al alojamiento turístico ocasional, sin carácter de residencia permanente, mediante precio y bajo el principio de unidad de explotación empresarial», precisa la normativa. Dependiendo de su calidad tendrán una, dos, tres o cuatro llaves. En cada una de las categorías se le obliga a unos mínimos de calidad.

Por otro lado, está el uso turístico de los pisos,apartamentos o casas de particulares que «se ceden con fines de alojamiento turístico a terceros, el uso temporal del inmueble en su totalidad, en condiciones de inmediata ocupación y a cambio de precio».

Las viviendas tienen que estar debidamente señalizadas. Es decir, al igual que existe indicativo en las fachadas de las casas rurales de los pueblos, los pisos turísticos deberán señalizarse también.

El texto contiene una definición de las viviendas de uso turístico como viviendas, pisos o apartamentos que se pueden ofrecer al público de forma integral (no por habitaciones), y los engloba en una sola categoría.

En cuanto a las sanciones, en el próximo decreto de alquileres turísticos en Madrid, se dividen en:

  • Apercibimiento
  • Multa
  • Suspensión temporal de actividades o del ejercicio profesional
  • Cierre temporaldel establecimiento, locales o instalaciones.
  • Clausura definitiva del establecimiento.

El apercibimiento procederá en las infracciones leves, cuando de los hechos no se derive imposición de multa ni haya reincidencia.

Las infracciones leves conllevan el abono de una cuantía de hasta 3.000 euros. Se trataría de deficiencias en la prestación de los servicios, en el funcionamiento y limpieza, falta de distintivos o de documentación e información de exposición pública obligatoria, incorrección en el trato al usuario. Asimismo, también es catalogada como tal, entre otras circunstancias, el incumplimiento de cómo han de ser los libros de registros, la inexistencia de hojas de reclamaciones, o la negativa a entregarlas.

La sanción para las infracciones graves está comprendida entre 3.001 y 30.000 euros. Tiene esta calificación la alteración de los requisitos mínimos, el uso de rótulos diferentes a los de su clasificación, la ausencia de servicios obligatorios, la de limpieza o, entre otros, la no prestación de alguno de los servicios contratados, o el incumplimiento de las condiciones de calidad.

La imposición de las sanciones se graduará teniendo en cuenta la gravedad de los perjuicios ocasionados, el beneficio ilícito obtenido, la trascendencia social de la infracción, la situación de predominio en el mercado, la capacidad económica de la empresa, la categoría del establecimiento, la reincidencia y las repercusiones negativas para el sector. En la región hay cerca de 8.000 inmuebles pirata.

Fuente: www.elmundo.es

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados