Reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción

El Código Civil no exige una fórmula concreta de la manera de efectuar la reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción de las acciones.

Antes de hablaros sobre la reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción, recordamos algunas cuestiones:

La mayoría de las acciones prescriben por el transcurso del tiempo. Muchas veces hemos escuchado decir «ese derecho está prescrito» o «no puede reclamarse ya porque la acción ha prescrito«.

Es decir el transcurso del tiempo es muy importante en el ejercicio de las acciones. Si la Ley señala un plazo para que una persona ejercite su derecho y ésta no lo hace, la Ley considera que no tiene interés en su ejercicio y por tanto PRESCRIBE la acción no pudiendo reclamar en un futuro.

Dependiendo de la acción que se va a ejercitar el plazo de prescripción señalado es distinto.Reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción

No obstante lo anterior, estos plazos de prescripción pueden ser interrumpidos para que no sigan corriendo, conforme dispone al efecto el artículo 1973 del Código Civil:

» La prescripción de las acciones se interrumpe por su ejercicio ante los Tribunales, por reclamación extrajudicial del acreedor y por cualquier acto de reconocimiento de la deuda por el deudor».

Es decir, el Código Civil establece la reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción de una acción judicial.

Veamos algunas cuestiones sobre la reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción

1.- Nuestro Código Civil, en el mencionado artículo 1.973, no exige fórmula instrumental alguna para la reclamación extrajudicial como medio para interrumpir la prescripción, por lo que cualquiera de ellos, puede servir para tal fin.

Por EJEMPLO, un medio habitual para interrumpir la prescripción sería una reclamación extrajudicial dirigida a la otra parte mediante un burofax con acuse de recibo y certificación de texto; o el envío de un telegrama; un requerimiento notarial; una comunicación cuya recepción es firmada por el destinatario, etcétera.

2.- El hecho de que no se exija por la Ley una forma especial de cómo ha de llevarse a cabo la reclamación extrajudicial, lo único que puede plantear es un problema de prueba -de la existencia de la reclamación y de su fecha- pero no un problema de forma.

3.- Remitido el requerimiento extrajudicial es necesario que la comunicación llegue a conocimiento de la otra parte para que pueda tener efectos interruptivos la prescripción.

4.- Si el requerimiento extrajudicial no quiere ser recogido por el deudor, NO PERJUDICARÁ los derechos de aquél que lo envió.

Sentencia del Tribunal Supremo (Sala 1ª) de fecha 2.03.2020:

«Por consiguiente si la interrupción de la prescripción no está sujeta a forma, la base de la decisión se ha de limitar a una cuestión de prueba de la remisión y de la recepción del requerimiento de pago.

De ahí que la sentencia del Tribunal Supremo 877/2005, de 2 de noviembre, afirme que el intercambio de correspondencia por cartas es suficiente para fundamentar una interrupción extraprocesal del plazo de prescripción.

Lo mismo cabe predicar de la remisión de telegramas.

Ahora bien, tiene sentado la sala (sentencia 972/2011, de 10 de enero) que:

«Para que opere la interrupción de la prescripción, es preciso que la voluntad se exteriorice a través de un medio hábil y de forma adecuada, que debe trascender del propio titular del derecho, de forma que se identifique claramente el derecho que se pretende conservar, la persona frente a la que se pretende hacerlo valer y que dicha voluntad conservativa del concreto derecho llegue a conocimiento del deudor, ya que es doctrina reiterada que la eficacia del acto que provoca la interrupción exige no sólo la actuación del acreedor, sino que llegue a conocimiento del deudor su realización y su acreditación es carga de quien lo alega.

En el caso concreto que se enjuicia ha quedado acreditado que se remitieron los telegramas y el contenido de los mismos, denotador de la conservación de los derechos.

Lo único que se pone en tela de juicio es la recepción, pues al encontrarse cerrado el domicilio, se dejó aviso en las circunstancias que recogen las sentencias de las instancias.

Sin embargo, y ello es una cuestión de hecho,… la sentencia recurrida, que confirma la de la primera instancia, infiere que los avisos de telegrama llegaron a su destinatario, por lo que no puede perjudicar a la parte demandante que los demandados no los recogieran.

Para rechazar cualquier maquinación fraudulenta de la parte actora, se destaca en la sentencia que se remitieron al domicilio que consta en el poder notarial aportado a autos y en el que se les efectuó el emplazamiento para contestar la demanda.

Una vez constatada la recepción, que el destinatario obvie saber su contenido, que por otra parte lo intuye al constar el remitente, no puede perjudicar a este, pues, como afirma la sentencia de 24 de diciembre de 1994:

«Si bien la declaración de voluntad en que consiste la reclamación extrajudicial a la que el art. 1973 del Código Civil reconoce la virtud de interrumpir la prescripción extintiva, tiene naturaleza receptiva por lo que debe ir dirigida al sujeto pasivo y recibida por éste, aunque sus efectos se producen desde la fecha de la emisión y no de la recepción, no es necesario que el sujeto a quien va dirigida llegue efectivamente a conocer la reclamación siendo bastante a los indicados efectos su recepción.»

CONCLUSIÓN:

La reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción no está sujeta a forma aunque ha de quedar cumplida prueba de que ha llegado a conocimiento del receptor (a su domicilio), no pudiendo perjudicar a la parte que lo envía que el destinatario no lo quiera recoger.

© mundojuridico.info - Reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One Response to Reclamación extrajudicial como modo de interrumpir la prescripción

  1. Alberto en 25 de mayo, 2020 de 8:38

    Llamadas telefónicas o emails de «cobradores del frac», ¿tienen alguna validez como reclamación extrajudicial? ¿Y SMS o mensajes en contestador telefónico del móvil? ¿No se vulnera la protección de datos (intimidad) del presunto deudor que empresas ajenas al presunto acreedor intenten » extorsionar «? Si el presunto acreedor tuviese una prueba válida de la presunta deuda, ¿por qué no manda un burofax en vez de recurrir a modos mafiosos de extorsión con empresas ajenas?

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado


¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.