REGIMEN ECONOMICO MATRIMONIAL

¿Qué es el régimen  de gananciales?

Es el régimen económico matrimonial por excelencia en derecho común. A través de la sociedad de gananciales se hacen comunes para el marido y la mujer las ganancias o beneficios obtenidos de forma indistinta por cualquiera de ellos. Cuando esta sociedad se disuelva, ya sea por fallecimiento de uno de los cónyuges, ya sea por separación, divorcio  o nulidad,  los bienes y derechos que se hubieran generado bajo ese régimen de gananciales se atribuyen por mitades a ambos cónyuges. Pero dentro de este régimen existen tanto bienes privativos como gananciales.

Aún cuando el régimen de gananciales es el más habitual, no siempre es el más conveniente. El régimen económico matrimonial de separación de bienes suele interesar a cónyuges con ingresos independientes y más o menos equiparables. También es lo mejor cuando hay una situación de conflicto, o en caso de segundas nupcias entre personas que ya tienen sus patrimonios y, desde luego, es la opción de preferencia si uno de los cónyuges pertenece a un grupo de riesgo patrimonial o forma parte de un grupo familiar que opera conjuntamente (porque tiene empresas o negocios, etc).

Los bienes gananciales se regulan en el art. 1347 del Código Civil, siendo estos:

  • Los obtenidos por el trabajo o industria de cualquiera de los cónyuges.
  • Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales.
  • Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los cónyuges.
  • Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aun cuando lo fueran con fondos privativos.
  • Las empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes.

Entre estos bienes gananciales destacan los frutos, rentas e intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales, y también los adquiridos tanto a título oneroso a costa del caudal común, como los adquiridos para los dos cónyuges o para uno solo.

 

¿Qué son los bienes privativos?

  • Los bienes y derechos que pertenecieran a uno de los cónyuges con anterioridad al matrimonio, y por tanto antes de comenzar la sociedad.
  • Los adquiridos después a título gratuito, bien por medio de herencias, donaciones, etc.
  • Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.
  • Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges.
  • Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles inter vivos.
  • El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos.
  • Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.
  • Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio.
  • Bienes adquiridos por precio aplazado por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad, excepto la vivienda y el ajuar.
  • Mejoras en bienes privativos.
  • Derecho de usufructo o de pensión que pertenezca a uno de los cónyuges.
  • Acciones, títulos o participaciones sociales suscritas como consecuencia de la titularidad de otras privativas.
  • Enajenación del derecho a suscribir acciones de carácter privativo.
  • Cantidad o créditos pagaderos en cierto número de años.

Entre todos los bienes privativos citados destacan los bienes y derechos pertenecientes a cada cónyuge al tiempo de comenzar la sociedad de gananciales, los que después adquieran a título lucrativo y los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.

 

¿Qué son las cargas y obligaciones de la sociedad de gananciales?

El régimen económico matrimonial de gananciales debe asumir los gastos que se deriven de:

  • El sostenimiento de la familia, alimentación, vestido y educación de los hijos comunes y de los no comunes que convivan en el núcleo familiar.
  • La adquisición, tenencia y disfrute de los bienes comunes.
  • La administración ordinaria de los bienes privativos de cualquiera de los cónyuges.
  • La explotación regular de negocios o desempeño de la profesión u oficio de cada cónyuge.
  • Las cantidades donadas o prometidas por ambos cónyuges de común acuerdo, si no se pacta que serán abonadas con cargo a bienes de carácter privativo.

Por su parte, los bienes gananciales deberán abonar las deudas contraídas por un solo cónyuge siempre que éstas:

  • Se contraigan en el ejercicio de la potestad doméstica (gastos corrientes de alimentación, suministros, adquisición de objetos de uso doméstico… etc.) o de la gestión ordinaria de los bienes gananciales.
  • Se derivan del ejercicio ordinario de la profesión u oficio.
  • Fueron ocasionados por la administración ordinaria de los bienes propios o privativos de cada cónyuge.
  • Son contraídas por los dos cónyuges o por uno de ellos con el consentimiento del otro.
  • Aunque exista separación de hecho, si los gastos se realizan para el sostenimiento, previsión y educación de los hijos serán a cargo de la sociedad de gananciales.
  • Si las deudas son de uno de los cónyuges y de la sociedad, responderán ambos solidariamente.
  • Si uno de los cónyuges compra un bien a plazos sin el consentimiento del otro cónyuge, de la deuda responderá el propio bien, aunque puede extenderse la responsabilidad a otros bienes.
  • Las deudas de juego de uno de los cónyuges serán consideradas como de la sociedad de gananciales siempre que el importe de éstas pueda calificarse como un gasto moderado según el uso y las circunstancias de la familia.

Finalmente, cabe destacar que cada cónyuge responde con su patrimonio de las deudas propias y, si sus bienes privativos no fueran suficientes para saldar sus responsabilidades, responderán de dichas deudas la mitad que le corresponda de los bienes gananciales.

Así, el acreedor puede solicitar que se disuelva la sociedad de gananciales y que el deudor le pague con el importe de los bienes que le sean atribuidos tras la misma.

 

¿Cómo se administran los bienes gananciales?

La administración y gestión de los bienes gananciales corresponde de forma conjunta a los dos cónyuges por lo que para realizar actos de disposición sobre los bienes gananciales se requerirá el consentimiento de ambos cónyuges.

Sin embargo, uno solo de los cónyuges puede realizar gastos urgentes o de necesidad, aunque tengan el carácter de extraordinarios.

Por su parte, cada uno de los cónyuges puede disponer por testamento de la mitad de los bienes gananciales, siempre que se respeten las legítimas.

También puede cada cónyuge, sin el consentimiento pero con el conocimiento del otro, disponer del dinero que le sea preciso según las circunstancias de la familia para el ejercicio de su profesión o la administración de los bienes privativos.

Son válidos los actos de administración de los bienes y los de disposición (como venta, alquiler, cesión… etc.) si el que dispone de ellos es el titular o dichos bienes se encuentran en su poder.

Si como consecuencia de un acto de disposición realizado por uno solo de los cónyuges, éste ha obtenido un beneficio para él, perjudicando los intereses de la sociedad de gananciales, debe a la sociedad el importe en que se cuantifiquen estos daños.

Los tribunales pueden conferir la administración de la sociedad de gananciales a uno solo de los cónyuges cuando el otro sea incapacitado judicialmente, cuando haya abandonado la familia o exista separación de

 

¿Cómo se disuelve la sociedad de gananciales?

El régimen económico matrimonial de gananciales puede disolverse por las siguientes causas:

  • Por el fallecimiento de uno de los cónyuges.
  • Cuando el matrimonio es declarado nulo.
  • Cuando se declara judicialmente la separación de los cónyuges. En estos casos seguirá rigiendo el sistema de separación de bienes aunque se produzca la reconciliación entre los cónyuges. Para que vuelva a regir el sistema de la sociedad de gananciales, será necesario que así se pacte en capitulaciones matrimoniales.
  • Cuando los cónyuges pacten mediante capitulaciones matrimoniales un régimen económico matrimonial distinto.
  • Cuando uno de los cónyuges es incapacitado judicialmente.
  • Cuando se produce la declaración judicial de ausencia.
  • Por declaración judicial de quiebra o de concurso de acreedores.
  • Cuando uno de los cónyuges es condenado por un delito de abandono de familia.
  • Cuando uno de los cónyuges realice actos de disposición que entrañen fraude, daño o peligro para los derechos del otro en la sociedad de gananciales.

 

¿Cómo se liquida la sociedad de gananciales?

En primer lugar paraliquidar el régimen económico matrimonial de gananciales, es necesario confeccionar un inventario en el que se hará constar tanto el activo como el pasivo de la sociedad de gananciales.

El activo estará integrado por:

  • Los bienes gananciales existentes en el momento de la disolución de la sociedad, debiendo expresarse el valor de los mismos. En el caso de que uno de los cónyuges hubiese procedido a la venta fraudulenta de alguno de los bienes, debe indicarse igualmente qué valor tendrían si se conservasen en el patrimonio de la sociedad.
  • El importe actualizado de las cantidades pagadas por la sociedad en nombre de cada cónyuge y que constituyen, en definitiva, un derecho de crédito de la sociedad contra el cónyuge.

El pasivo estará integrado por:

  • Las deudas que tenga pendientes de pago la sociedad.
  • El importe actualizado del valor de los bienes privativos cuando al haber sido consumidos en interés de la sociedad deban ser devueltos en metálico al cónyuge que los aportó.
  • El importe actualizado de las cantidades que, habiendo sido pagadas por uno sólo de los cónyuges, fueran de cargo de la sociedad y, en general, las que constituyan créditos de los cónyuges contra la sociedad.

El valor del activo se destinará a satisfacer las deudas de la sociedad y el exceso se dividirá entre los cónyuges por partes iguales.

El resultado de esta operación podrá ser positivo o negativo. En este último caso, cada uno de los cónyuges responderá de las deudas de la sociedad de gananciales con sus bienes privativos.

La liquidación de la sociedad de gananciales puede realizarse judicialmente en el correspondiente expediente de separación o divorcio, o notarialmente.

 

¿Qué es el régimen de separación de bienes?

En cuanto al régimen económico matrimonial de separación de bienes, su característica fundamental es que los bienes que se tuvieran en el momento inicial del mismo y los que se adquieran después por cualquier título, pertenecerán a cada cónyuge, es decir, que cada cónyuge conserva la propiedad de todos sus bienes obtenidos antes y durante el matrimonio.

De esta forma el cónyuge que genera los rendimiento se entiende que es el único titular, al igual que lo será de los frutos que se obtengan, independientemente de que exista matrimonio. En el caso que no sea posible acreditar a cuál de los cónyuges pertenece algún bien o derecho, corresponderá a ambos por mitad.

 

¿Cuándo se aplica el sistema de Separación de Bienes?

Las relaciones económicas del matrimonio se regirán por el sistema de separación de bienes cuando:

  • Lo hayan pactado los cónyuges de forma expresa.
  • En las capitulaciones matrimoniales los cónyuges manifiestan que no desean regirse por el régimen de gananciales y no optan expresamente por el régimen de participación de ganancias.
  • Cuando durante el matrimonio se extinga o finalice el régimen de gananciales o el de participación.
  • Cuando así lo disponga el derecho del territorio o derecho foral en el que se celebra el matrimonio.

 

¿Qué efectos tiene el régimen de separación de bienes?

Los dos cónyuges contribuyen al sostenimiento de las cargas del matrimonio y salvo que acuerden otra cosa, lo hacen en proporción a sus respectivos recursos económicos.

  • El trabajo realizado para el hogar familiar, es considerado como contribución a las cargas del matrimonio y da derecho a que se pueda reconocer a favor del cónyuge que trabaja en el hogar, una pensión compensatoria que se fijará judicialmente cuando se extinga el régimen de separación de bienes.
  • Si uno de los cónyuges realiza la gestión de los bienes del otro, se entiende que actúa como un mandatario y se le pueden exigir responsabilidades por esta actuación.
  • Las obligaciones que cada uno de los cónyuges contrae son de su exclusiva responsabilidad.

 

 ¿Qué es el régimen de participación?

El régimen económico matrimonial de participación consiste en el derecho que tiene cada cónyuge a participar en las ganancias obtenidas por el otro durante el tiempo de vigencia del régimen.

Este régimen matrimonial conlleva el derecho de cada uno de los cónyuges a participar en las ganancias que el otro obtenga durante el tiempo en que el esté vigente.

A cada cónyuge le corresponde la administración, el disfrute y la libre disposición de los bienes que le pertenecen cuando comienza el régimen de participación en las ganancias, así como los que adquiera durante el mismo por cualquier título (compra, donación, herencia…)

Si se adquiere junto con el cónyuge algún bien o derecho, les pertenecerá a los dos.

 El régimen  de  participación se extingue por las mismas causas que el régimen de gananciales y le es aplicable lo dispuesto para la disolución de la sociedad de gananciales.

Cuando se extingue el régimen de participación, las ganancias se determinan por la diferencia que exista entre el patrimonio inicial y el final que tenga cada cónyuge.

El patrimonio inicial está compuesto por:

  • El activo: Los bienes que pertenezcan al cónyuge al empezar el régimen de participación y los adquiridos después por cualquier título (compra, herencia, donación, legado… etc.)
  • El pasivo: Del activo anterior deben restarse las cantidades que tenga que satisfacer el cónyuge porque las tuviera pendientes al empezar el régimen o las que se deriven de la adquisición de los nuevos bienes ya sea por compra o por herencia, donación o legado siempre que estos gastos no sean superiores al importe de lo adquirido.

Si el pasivo es superior al activo, se entiende que no existe patrimonio inicial.

El patrimonio final está formado por:

  • El activo: Los bienes y derechos de los que sea titular cada cónyuge cuando termine el régimen de participación.
  • El pasivo: Debe deducirse del activo, las obligaciones que todavía no se han satisfecho.

También debe incluirse en el patrimonio final, el valor de los bienes de los que cada uno de los cónyuges hubiera donado o regalado sin el consentimiento del otro cónyuge.

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 Responses to REGIMEN ECONOMICO MATRIMONIAL

  1. Montse Hidalgo en 7 de agosto, 2012 de 18:33

    Llevo casada 27 años, tenemos algunos problemas y no sé como acabará esto. Quisiera hacer separación de bienes, pero nosé por donde empezar. Ambos hemos aportado al matrimonio un patrimonio que ahora no sé como dividir su cuantía ¿por donde devo empezar?

  2. Fernandita en 19 de septiembre, 2014 de 14:55

    Buenos dias:

    el regimen de participacion de ganancias, el patrimonio inicial lo constituye, por ejemplo dienero que un conyuge ha depositado en la cuenta conjunta luego del matrimonio?

    vivo en europa y estoy casada bajo este regimen, he traido mis ahorros de america luego de mi matrimonio y los he depositado en una cuenta conjunta con mi marido en europa donde vivimos.

    he traido tambien el dinero de mis dos hijos ( uno ya mayor de edad) y he abierto a sus nombres esas cuentas en le banco. Este dinero entra en el calculo de patrimonio inicial?

    gracias de antemano

    favor un ejemplo de la liquidacion con numeros.

    • Inmaculada Castillo en 21 de septiembre, 2014 de 12:20

      Hola Fernandita,

      No puedo darte un respuesta a tu consulta, ya que debería de tener más información. En cualquier caso, indicarte en relación a la consulta relacionada con tu hijos, que éste es de ellos, por lo que no entra dentro de tu patrimonio. Si bien, si tienes algún derecho sobre los réditos obtenidos por ese dinero, debes de valorar la posibilidad de que si entren los mismos en tu patrimonio.

      Disculpa por no poder darte repuesta concreta y numérica, pero ante estos casos, lo aconsejable es situar el susto primero y a partir de ahí emitir valoración o informe. Si lo deseas puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro servicio de asesoría jurídica telefónica o realizar emisión de informe. Te dejo los enlaces.

      https://www.mundojuridico.info/consultas-juridicas-por-telefono/

      https://www.mundojuridico.info/consultas-juridicas-online/

      Un saludo y espero que sigas visitando Mundojurídico.info

  3. Pedro en 29 de octubre, 2014 de 16:30

    durante el tiempo que estubo trabajando en la empresa, la mitad ose 2 años estuvieron en régimen ganancial y dos años en separación de bienes. Se produce el despido de uno de los cónyuges. Se cobra el despido. No se estaba tramitando divorcio. La indemnización es ganancial o privativa

  4. Carlos Rios en 11 de agosto, 2015 de 17:17

    buenos dias , me gustaria saber com hacer un regimen matrimonial de separacion de bienes. estoy pensando en casarme y no se como redactar el docuemnto. agradeceía mucho si me pudiera proporcionar un ejemplo del documento.

  5. Pepe en 4 de septiembre, 2015 de 16:45

    Estoy casado en separacion de bienes y quiero cambiarlo para mi mujer al de gananciales, ya que llevamos casados 40 años.
    Yo tengo participaciones de una sociedad familiar con bienes inmuebles con mis hijos y el usufructo de la misma.
    Mi mujer tiene una casa de vacaciones que desearia que siguiese siendo privativa de ella.
    Como se puede realizar y qué gastos conllevaría?

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.