Resolución del contrato de arrendamiento por obras inconsentidas

Resolución del contrato de arrendamiento por obras inconsentidas

Resolución del contrato de arrendamiento por obras inconsentidas. Contratos sujetos a la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964.

Hoy vamos a tratar la resolución del contrato de arrendamiento por obras inconsentidas, en aquellos casos en los que el contrato está sujeto a la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964, que como sabéis estuvo vigente hasta el 31 de diciembre de 1994.

El artículo 114.7ª de la Ley de Arrendamientos de 1964, establece entre las causas de resolución del contrato de arrendamiento, ya sea de vivienda o de local de negocio, la siguiente:

  • Cuando el inquilino o arrendatario, o quienes con él convivan, causen dolosamente daños en la finca, o cuando lleven a cabo, sin el consentimiento del arrendador, obras que modifiquen la configuración de la vivienda o del local de negocio, o que debiliten la naturaleza y resistencia de los materiales empleados en la construcción.
  • Cuando el inquilio, antes de iniciar las obras, entregare o pusiere a disposición del arrendador la cantidad necesaria para volver la vivienda a su primitivo estado, no procederá esta causa si aquéllas no debilitan la naturaleza y resistencia de los materiales enpleados en la construcción de la finca, y su cuantía no excede del importe de tres mensualidades de renta.
  • Cuando el arrendatario se proponga realizar obras en el local arrendado para mejora de sus instalaciones o servicios, adaptándolos a las necesidades de su negocio, y no obtenga el consentimiento del arrendador, podrá ser autorizado judicialmente para llevarlas a cabo, siempre que pruebe que las obras proyectadas no debilitan la naturaleza y resistencia de los materiales empleados en la construcción de la finca, y que no afectarán, una vez realizadas, al uso de ésta por los demás ocupantes, obligándose además, a pagar la elevación de la renta que la autoridad judicial determine, si así lo pide el arrendador y aquella lo estima justo.Resolución del contrato de arrendamiento por obras inconsentidas

Como vemos, la Ley sanciona con la resolución del contrato de arrendamiento por obras inconsentidas por la propiedad.

Ahora bien, no todas las obras realizadas por el arrendatario, sin conocimiento del arrendador, conforman la causa prevista en dicha norma, sino solo aquellas que la misma señala: » que modifiquen la configuración del inmueble arrendado, o que debiliten la naturaleza y resistencia de los materiales empleados en la construcción«.

¿Cómo viene interpretando el Tribunal Supremo estos conceptos?

El Tribunal Supremo tiene declarado, entre otras en sentencia de 18 diciembre 2008, que:

«La configuración es un concepto indeterminado, circunstancial y contingente, que el Tribunal califica en atención a las particularidades concurrentes en el objeto arrendado, conforme a la prueba que recibe de las partes y valora en cada caso, dando lugar un causismo jurisprudencial muy ajustado al supuesto concreto, que la doctrina de esta Sala ha tratado de precisar teniendo en cuenta algunos elementos coincidentes a tales obras como son la alteración del espacio comprendido en el local arrendado, bien sea procediendo a su incremento o disminución o provocando una variación sustancial de su distribución (SSTS 11 enero 1954, 30 septiembre 1964, etc.); las obras llamadas fijas o de fábrica, empotradas en el suelo y techo y practicadas con materiales de construcción; las de caracter mueble no incorporadas al edificio o adheridas de tal forma que puedan repararse; las obras de madera no empotradas en la estructura del edificio y fácilmente desmontables o los tabiques de madera y cristral no adheridos a la obra (STS 30 enero de 1991). Fuera de la norma quedan no solo estas obras móviles, sino las de mera conservación, reparación o adecentamiento y las necesarias dirigidas a mantener el local en el estado que se refiere para destinarlo al fin previsto (STS 31 diciembre 1993); el simple alicatado, que por su propia naturaleza, no cabe entenderlo más que de embellecimiento (STS 20 diciembre 1988); la sustitución de bañeras y demás elementos de un aseo (STS 14 octubre 1963), y en general aquellas llevadas a cabo por el arrendatario para evitar un daño inminente o incomodidad grave, por no tratarse de obras realizadas por su voluntad, sino impuestas por causas o circunstancias no queridas (STS 19 septiembre 1987)».

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Info

Mundo Jurídico Info S.L.P, es el responsable del tratamiento de los datos personales del Usuario, por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

  • Fin del tratamiento: mantener una relación de envío de comunicaciones y noticias sobre nuestros servicios y productos a los usuarios que decidan suscribirse a nuestro boletín. Igualmente utilizaremos sus datos de contacto para enviarle información sobre productos o servicios que puedan ser de interés para el usuario y siempre relacionada con la actividad principal de la web, pudiendo en cualquier momento a oponerse a este tratamiento. En caso de no querer recibirlas, mándenos un email a: info@mundojuridico.info indicándonos en el asunto “No Publi”.
  • Legitimación: está basada en el consentimiento que se le solicita a través de la correspondiente casilla de aceptación.
  • Criterios de conservación de los datos: se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesario para tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos.
  • Destinatarios: no se cederán a ningún tercero.
  • Derechos que asisten al Usuario:
    1. Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho a oponerse y a la portabilidad de los datos personales. Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al su tratamiento.
    2. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control si no ha obtenido satisfacción en el ejercicio de sus derechos, en este caso, ante la Agencia Española de protección de datos

Puede ejercer estos derechos mediante el envío de un correo electrónico o de correo postal, ambos con la fotocopia del DNI del titular, incorporada o anexada:

Si desea ampliar información sobre la política de privacidad de nuestra empresa, puede hacerlo en el siguiente enlace: https://www.mundojuridico.info/politica-de-privacidad/

Destacados