Responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales

Responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales

Elementos exigidos para declarar la responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales por parte del cliente.

Para poder declarar la responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales tenemos que tener en cuenta lo siguiente:

La relación abogado-cliente

A) La relación contractual existente entre abogado y cliente se desenvuelve normalmente en el marco de un contrato de gestión que la jurisprudencia construye con elementos tomados del arrendamiento de servicios y del mandato.

B) Como se deriva de cualquier contrato y concretamente entre abogado-cliente, el cumplimiento de las obligaciones que nacen del mismo debe ajustarse a la diligencia media razonablemente exigible según su naturaleza y circunstancias.

C) En la relación del abogado con su cliente, si el abogado incumple las obligaciones contratadas, o las que son consecuencia necesaria de su actividad profesional, estamos en presencia de una responsabilidad contractual.

D) El deber de defensa judicial que le compete al abogado desempeñar debe ceñirse al respeto de la «lex artis» (reglas del oficio), esto es, de las reglas técnicas de la abogacía comúnmente admitidas y adaptadas a las particulares circunstancias del caso.

Deberes del abogado en el ejercicio de su actividad profesional

La jurisprudencia no ha formulado con pretensiones de exhaustividad una enumeración de los deberes que comprende el ejercicio de este tipo de actividad profesional del abogado, aunque a título de ejemplo se han perfilado algunos aspectos que debe comprender el ejercicio de esa prestación como son los recogidos en la Sentencia del Tribunal Supremo de 14.07.2005:

-informar de la gravedad de la situación

-de la conveniencia o no de acudir a los tribunales

-de los costos del proceso

-de las posibilidades de éxito o fracaso

-cumplir con los deberes deontológicos de lealtad y honestidad en el desempeño del encargo

-observar las leyes procesales

-y aplicar al problema los indispensables conocimientos jurídicos

Carga de la prueba de la falta de diligencia profesional del abogado

La jurisprudencia ha precisado que, tratándose de una responsabilidad subjetiva del abogado de carácter contractual, la carga de la prueba de la falta de diligencia en la prestación profesional, del nexo de causalidad con el daño producido, y de la existencia y alcance de este corresponde a la parte que demanda la indemnización por incumplimiento contractual, es decir los clientes son quienes tienen que probar en un juicio la responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales.

La obligación del abogado no es de resultado sino de medios

Señalar que el juicio de imputabilidad en que se funda la responsabilidad del abogado exige tener en cuenta que el deber de defensa no implica una abligación de resultado, sino una obligación de medios, en el sentido de que no comporta como regla general la obligación de lograr una estimación o una resolución favorable a las pretensiones deducidas o a la oposición formulada contra las esgrimidas por la parte contraria, pues esta dependerá, entre otros factores, de haberse logrado la convicción del juzgador.

Esto significa que al abogado no incurre en responsabilidad si pierde el pleito («obligación de resultado») pese a que haya puesto todos los medios para ganarlo.

Ver los requisitos de la responsabilidad civil profesional del abogado.

Responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales

Teniendo en cuenta los anteriores apartado y a los efectos de determinar si ha existido una responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales, habrá que examinar si, como consecuencia del incumplimiento de las reglas del oficio de abogado, que debe resultar probada, se ha producido – siempre que no concurran elementos ajenos suficientes para desvirtuar su influencia en el resultado dañoso, como la dejadez de la parte, la dificultad objetiva de la posición defendida, la intervención de terceros o la falta de acierto no susceptible de ser corregida por medios procesales de la actuación judicial- una disminución notable y cierta de las posibilidades de defensa de la parte suficientes para ser configuradas como una vulneración objetiva del derecho a la tutela judicial efectiva y por ello un daño resarcible en el marco de la responsabilidad contractual que consagra el artículo 1101 del Código Civil.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 14.12.2005:

«Es menester, en suma, que exista una relación de certeza objetiva entre el incumplimiento de su obligación por parte del profesional jurídico y la inadmisión o desestimación de las pretensiones formuladas en defensa de su cliente, como ocurre de forma señalada, entre otros, en los supuestos de falta de presentación de escritos en los plazos establecidos o de omisión de trámites exigidos por la ley como carga para hacer valer las respectivas pretensiones o -cuando se trata de solicitar el abono de una indemnización por daños y perjuicios- la omisión de algún concepto indemnizable con arreglo a la jurisprudencia consolidada de los tribunales, como es el caso del daño moral o del lucro cesante».

Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid (Sección 10ª) de fecha 4.03.2014:

«No existe responsabilidad de los abogados por frustración de las acciones judiciales.

No obra en autos medio probatorio alguno que ponga de manifiesto que los clientes comunicasen al abogado su decisión de que se formulase el recurso de casación contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial.

En cuanto a la pérdida de oportunidades, debido a no haber acudido a la casación, es necesario inicialmente que concurran los presupuestos de admisibilidad del recurso en la fecha en que fue dictada la sentencia; pues bien, partiendo de que la cuantía del asunto es inferior a la señalada en el punto segundo y que la parte actora no ha acreditado ni siquiera aludido a la concurrencia de ninguno de los otras dos presupuestos mencionados para proceder a la interposición viable del recurso de casación, no cabe entender que se ha producido la pérdida de oportunidad alguna.»

Comentarios

  1. pere

    Entonces, ¿puedo entender que si mi abogado, aún despues de haberse llevado a cabo el juicio, todavía no ha hablado conmigo, ni ha querido que se presentaran pruebas escritas, testigos o, como es el caso, ni siquiera estuvo delante durante mi declaración en el momento de hacer la denuncia y dejó sin su copia a la otra denunciante, bajo el argumento de que mi juicio se realizaría aparte (no ha sido así), ni ha solicitado la prórroga de las medidas cautelares en plazo, ha cometido falta de diligencia en el oficio?

    • Maria Jose Arcas Sariot

      Hola Pere, la obligación de los abogados es de medios no de resultado, habría que analizar el caso concreto

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Info

Mundo Jurídico Info S.L.P, es el responsable del tratamiento de los datos personales del Usuario, por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

  • Fin del tratamiento: mantener una relación de envío de comunicaciones y noticias sobre nuestros servicios y productos a los usuarios que decidan suscribirse a nuestro boletín. Igualmente utilizaremos sus datos de contacto para enviarle información sobre productos o servicios que puedan ser de interés para el usuario y siempre relacionada con la actividad principal de la web, pudiendo en cualquier momento a oponerse a este tratamiento. En caso de no querer recibirlas, mándenos un email a: info@mundojuridico.info indicándonos en el asunto “No Publi”.
  • Legitimación: está basada en el consentimiento que se le solicita a través de la correspondiente casilla de aceptación.
  • Criterios de conservación de los datos: se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesario para tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos.
  • Destinatarios: no se cederán a ningún tercero.
  • Derechos que asisten al Usuario:
    1. Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho a oponerse y a la portabilidad de los datos personales. Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al su tratamiento.
    2. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control si no ha obtenido satisfacción en el ejercicio de sus derechos, en este caso, ante la Agencia Española de protección de datos

Puede ejercer estos derechos mediante el envío de un correo electrónico o de correo postal, ambos con la fotocopia del DNI del titular, incorporada o anexada:

Si desea ampliar información sobre la política de privacidad de nuestra empresa, puede hacerlo en el siguiente enlace: https://www.mundojuridico.info/politica-de-privacidad/

Destacados