Delito contra los derechos de los trabajadores
Popular en MundoJurídico | Penal

Título hábil para cometer el delito de apropiación indebida

Título hábil para cometer el delito de apropiación indebida según el Tribunal Supremo. No todos los títulos engendran este delito.

Se requiere título hábil para cometer el delito de apropiación indebida.

El delito de apropiación indebida viene previsto en el artículo 253 del Código Penal con el siguiente tenor:

artículo 253 del actual Código Penal:

«1. Serán castigados con las penas del artículo 249 o, en su caso, del artículo 250, salvo que ya estuvieran castigados con una pena más grave en otro precepto de este Código, los que, en perjuicio de otro, se apropiaren para sí o para un tercero, de dinero, efectos, valores o cualquier otra cosa mueble, que hubieran recibido en depósito, comisión, o custodia, o que les hubieran sido confiados en virtud de cualquier otro título que produzca la obligación de entregarlos o devolverlos, o negaren haberlos recibido.

2. Si la cuantía de lo apropiado no excediere de 400 euros, se impondrá una pena de multa de uno a tres meses.»

Según el Tribunal Supremo, pese al carácter de numerus apertus de los títulos mencionados en el art. 253 Código Penal, como presupuesto de tal infracción penal, no cualquier relación que lleve aneja una obligación de reintegrar o devolver o entregar un equivalente, o invertir en fin predeterminado, es idónea para cubrir las exigencias del delito de apropiación indebida.

Los títulos traslativos de la propiedad como por ejemplo la compraventa -salvo la venta a plazos con reserva de dominio-, la permuta o la donación, NO SON TÍTULOS HÁBILES para engendrar el delito de apropiación indebida.

Título hábil para cometer el delito de apropiación indebida. Tribunal Supremo (Sala 2ª), sentencia 16.06.2016

«La Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de octubre de 1986 contempla un supuesto con innegables analogías con el aquí analizado:

La comisión, el depósito y la administración -se lee en aquél ya lejano pronunciamiento- son títulos apropiados para engendrar, en su caso, delito de apropiación indebida ; mas como la fórmula contenida en el artículo 535 del Código Penalno es «numerus clausus», sino, por el contrario, abierta o ejemplificativa, serán títulos aptos e idóneos para generar u originar el hecho punible citado todos aquellos adecuados para transmitir la legítima posesión de dinero, efectos o cualesquiera cosas muebles, siempre y cuando el «accipiens», asumiendo unas facultades dominicales que no le corresponden o ejerciendo, al menos, un «ius disponendi», facultad inherente al dominio según el artículo 348 del Código Civil, que tampoco tiene, transmute, trueque o transforme su legítima posesión en antijurídico dominio, adueñándose de las cosas muebles antedichas, transmitiéndolas a tercero, incorporándolas a su patrimonio, dándoles un destino distinto al procedente o convenido o negando haberlas recibido; así pues, con arreglo a la doctrina de esta Sala, entre los títulos de la índole dicha, figuran, por ejemplo, el mandato, la sociedad, el arrendamiento de cosas muebles, el arrendamiento de servicios la prenda, la aparcería y otros más.

Título hábil para cometer el delito de apropiación indebida

Sin embargo, de modo uniforme y constante, este Tribunal, ha venido sosteniendo y declarando que, en las hipótesis en las que el título no es sólo capaz de transmitir la legítima posesión de los bienes, sino también el dominio de los mismos, esto es, cuando se trate de un título traslativo de la propiedad, tal como, por ejemplo, el mutuo, la compraventa -salvo la venta a plazos con reserva de dominio-, la permuta o la donación, no es posible incardinar la conducta del «accipiens » en el artículo 535, pues no dispone sino de lo que es suyo ni enajena, en su caso, más que lo que está en disposición legal de hacer, puesto que ostenta la facultad de transferir su derecho propia de todo dueño….

Los títulos enumerados en el delito de apropiación indebida de forma ejemplificativa -depósito, comisión, administración- tienen un denominador común: son títulos traslativos de la posesión pero no de la propiedad.

No cualquier título que produzca la obligación de devolver o entregar es apto para integrar esa tipicidad; solo aquellos que habiendo transmitido la posesión no transmiten a la vez el dominio. Por eso ni el préstamo o mutuo, ni el depósito irregular, por más que generen una obligación de devolver, darán nunca vida a una infracción penal incardinable en el art. 252. Autor ha de ser el poseedor no propietario.

La primera condición para apropiarse de algo es no ser dueño. Nadie puede apropiarse de lo que ya le pertenece.

El motivo del recurso se estima y se absuelve a los acusados del delito de apropiación indebida».

TRIBUNAL SUPREMO (Sala 2ª), sentencia de fecha 4.06.2020:

«… los hechos probados relatan la celebración del contrato de ejecución de obra en una vivienda, donde se establecía como precio de la ejecución y materiales de construcción (puertas, ventanas, aire acondicionado y calefacción y en general todo el material necesario para la realización de la obra proyectada) un precio total de 50.000 euros; y entregados 35.000, el contratista sólo invirtió en la obra que realmente ejecutó 15.088 €; y no había devuelto el resto del dinero percibido con antelación; donde igualmente se concluye por esta Sala que nos encontramos ante un contrato de ejecución de obra definido en el art. 1544 del Código Civil con suministro de material por parte del contratista ( artículos 1.588 y 1.589 de Código Civil), donde las diferencias entre las partes deben ser dirimidas en vía civil

TRIBUNAL SUPREMO (Sala 2ª), sentencia de fecha 29.04.2021:

«Pero en autos, estamos pues ante un contrato de arrendamiento de obra, figura contractual inidónea para cubrir las exigencias del delito de apropiación indebida. Sólo si se tratara de arrendamiento de obra sobre bien mueble y el objeto de apropiación fuere la propia cosa más allá de lo que autoriza el derecho de retención ( art. 1600 CC); o fuere arrendamiento de obra con aportación de materiales por parte del comitente y el contratista se apoderare de los mismos.

Es decir, el dinero se entregó como pago del precio y el contratista lo recibió a título dominical; en pago parcial anticipado de la reforma a realizar. Conforme a la declaración de los hechos probados, no se recibió en calidad de depósito o administración, no había -en el momento de su recepción y en atención al título de entrega- obligación de devolución; ni resultaba configurado como un patrimonio separado predeterminado exclusivamente a una finalidad concreta, que posibilitar su consideración como modalidad de distracción.

Otrora cuestión es que, civilmente, en atención al incumplimiento, enriquecimiento sin causa, u cualquier otra causa, medie la obligación de devolución de un precio recibido por una obra no realizada.»

Sentencia de la Audiencia Provincial de Granada (Sección 1ª) de 24.10.2018:

En este caso del Juzgado de lo Penal condenó por los siguientes hechos:

1.- El acusado acordó por escrito con el hoy denunciante la venta de una furgoneta, con la cual este entregó a aquel a cuenta la cantidad de 600 euros, apropiándose el acusado de dicha cantidad sin entregar el vehículo cuya venta había pactado con aquél.

La sentencia condeno al acusado como autor de un delito de apropiación indebida del artículo 253 del C. Penal a la pena de siete meses de prisión y al pago de una indemnización a favor del denunciante por importe de 600 euros».

2.- La Audiencia Provincial en el recurso de apelación considera en aplicación de la doctrina a que hemos hecho relación anteriormente (STS 16.06.2016) que los hechos declarados probados no integran el delito de apropiación indebida por el cual ha sido condenado el recurrente, toda vez que la compraventa no es título hábil para incardinar la conducta en el artículo 253 C. Penal, debiendo acudirse a la vía civil para resolver el contrato, por lo que procede absolver al acusado.

CONCLUSION:

Es muy importante saber si existe título hábil para cometer el delito de apropiación indebida, ya que no todos los títulos engendran la conducta perseguida por el artículo 253 del Código Penal.

Comentarios

  1. Vicente Villagrasa Escandell

    el pasado 22,8,2018 estando pagando en el supermercado de Consum el cajero pensando que era mi tarjeta cargo a esa cuenta la compra de 15,50 euros ,yo no me di cuenta que no era la mi a porque no tuve que firmar ni dar el pin, de hecho entregue el carnet de cliente y el aparcamiento ,.tengo mas de 80 años, no me veo bien de cerca, gasto gafas para leer,ya se pueden imaginar, que es un error por mi parte, y que no pensaba engañar a nadie. Cuando fui a guardar la tarjeta me di cuenta que no era la mia y la deje en el mostrador no dije nada porque pensaba que habia pagado con la mia ya que llevo mas de 20 años comprando alli el cajero podia haber visto que la tarjeta no era de una mujer.

Comentar esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados