Sucesión cuando no hay hijos, hermanos, cónyuge ni padres sobrevivientes

14 de febrero, 2019
1 comentario

¿Quiénes son los herederos cuando no tenemos testamento, no hay hijos, no hay cónyuge y los padres del causante ya fallecieron?

Este tipo de sucesión cuando no hay hijos, hermanos, cónyuge ni padres sobrevivientes puede llegar a darse en determinados casos y no resulta nada fácil de resolver.

Pongamos un ejemplo:

Pepe acaba de fallecer, teniendo como propiedades un piso y una cuenta bancaria con 30.000 euros.

Inmaculada Castillo Jiménez-Abogada-

Pepe era hijo único. Nunca se casó ni tuvo hijos y sus padres fallecieron ya mayores.

Sus únicos familiares son su  tío Mariano ( hermano de su madre )y los hijos de éste, Pedro Y María. Y también dos primos hermanos más, Alfonso y Luís, hijos de una tía ( hermana de su madre)  ya fallecida.

¿Quiénes son los herederos cuando no tenemos testamento, no hay hijos, no hay cónyuge y los padres del causante ya fallecieron?

El Código Civil, en su artículo 921, nos dice que el pariente más próximo en grado, excluye al más remoto, salvo en los casos de representación.

“En las herencias, el pariente más próximo en grado excluye al más remoto, salvo el derecho de representación en los casos en que deba tener lugar.

Los parientes que se hallaren en el mismo grado heredarán por partes iguales, salvo lo que se dispone en el artículo 949 sobre el doble vínculo.”

Sucesión cuando no hay hijos, hermanos, cónyuge ni padres sobrevivientes

Igualmente el artículo 924 CC recoge el siguiente texto:

“Llámase derecho de representación el que tienen los parientes de una persona para sucederle en todos los derechos que tendría si viviera o hubiera podido heredar”

Guiándonos por estos artículos, artículos 921 y  924 del Código Civil, podríamos pensar que en el caso concreto que planteamos en este artículo, los herederos serían los tíos del causante, es decir, aquellos hermanos del padre y de la madre fallecidos que hayan sobrevivido, pues son los parientes más próximos en grado. Y si nos guiamos por el artículo 924, aquellos tíos del causante fallecidos deberían ser sustituídos por sus hijos, es decir, los primos del causante.

Sin embargo, esto no es así, si seguimos buceando en el Código Civil, vemos que el artículo 925 nos dice que el derecho de representación sólo opera en línea recta descendente y nunca ascendente; colateralmente solo funcionará para los hijos de los hermanos del causante. Pero dado que en nuestro caso el causante carece de hermanos, no es de aplicación el derecho de representación.

Este artículo 925 Código Civil, literalmente recoge:

“El derecho de representación tendrá siempre lugar en la línea recta descendente, pero nunca en la ascendente.

En la línea colateral sólo tendrá lugar en favor de los hijos de hermanos, bien sean de doble vínculo, bien de un solo lado.”

Como consecuencia de esto,  los únicos herederos que quedan como tales serían los tíos del causante sobrevivientes; lo que dejaría fuera a aquellos primos del causante cuyos padres ya estuvieren fallecidos.

En el EJEMPLO puesto, el único heredero de Pepe sería su tío Mariano, y fallecido éste heredarían sus hijos, por lo que los primos hermanos, hijos de su tía, no heredaran nada de Pepe.

Hay que ser especialmente cuidadoso en este aspecto, pues la diferencia en el número de herederos que concurran a la herencia puede serconsiderable en determinados casos.

Dado que en estos casos carecemos de herederos legales, ya que nos encontramos en un supuesto del artículo 954 del Código Civil, y además carecemos de testamento, hay que formalizar lo que se denomina una ‘declaración de herederos’, que es un documento público que define quiénes son los parientes con derecho a la herencia según las reglas antes vistas y que se hace ante notario. 

Por lo tanto, nuestro siguiente problema como herederos será el de demostrar el parentesco con el causante. Esto se puede hacer de varias formas:

  • A través de los certificados literales de nacimiento de los que concurran como herederos: éstos certificados nos dicen que efectivamente, dicho heredero o herederos es hijo o hijos de los abuelos del causante, y por tanto, hermanos del padre o madre del causante
  • En caso de no tener acceso a dicho certificado, el libro de familia de los abuelos del causante, que demuestran el mismo parentesco.
  • Si tampoco tenemos acceso a esto, podemos acudir a los certificados de matrimonio hallados en las parroquias, ya que para celebrar matrimonio eclesiástico, debemos aportar la partida de fe bautismal, la cual, gracias a los convenios bilaterales entre el estado español y la Iglesia Católica, a efectos civiles tiene la misma validez que los certificados literales de nacimiento.
  • En definitiva, podemos y debemos de utilizar cualquier medio probatorio admitido en derecho a los efectos de acreditar nuestro vínculo familiar y por lo tanto, nuestra condición de heredero.

 

Como podemos observar, se trata de una de las herencias más complicadas a las que nos podemos enfrentar en un momento dado, tanto los particulares como los profesionales, y debemos ser muy cuidadosos a la hora de resolverla y atentos a los plazos para las plusvalías y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

© mundojuridico.info - Sucesión cuando no hay hijos, hermanos, cónyuge ni padres sobrevivientes

Deja un comentario. Para consultas jurídicas llámanos al 807 502 004 (Coste de la llamada 1.21€/minuto desde fijo y 1.58€/minuto desde móvil. Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One Response to Sucesión cuando no hay hijos, hermanos, cónyuge ni padres sobrevivientes

  1. Luis en 24 de enero, 2015 de 4:38

    Me gustaría saber si podría deseheredar a mi hija, yo soy de Zaragoza (Aragón). He leido información en http://www.notariaparaisozaragoza.es/ventajas-de-hacer-testamento.html

Boletín gratuíto

Introduzca su nombre, email, y le mantendremos informado

¡Únete a nuestra comunidad antes de comentar!

Únete a Mundojurídico en Facebook, te estamos esperando

Ok, publicar mi comentario.